Las estrategias de contenido que funcionan

Ya lo sabes, pero por si no lo sabías, aquí te dejo una verdad como un templo.

Si tienes un negocio y quieres atraer tráfico orgánico a tu página web para vender tus productos o servicios tienes que crear contenido que la gente quiera consumir.

Hoy en día todo negocio está en Internet y por lo tanto existen millones de posts que se publican cada día. Para ser más exactos existen unos 440 millones de blogs en el mundo, así que hazte una idea.

Una vez que superas la depresión que te entra al pensar que hay tanto contenido pululando por Internet, lo que puede subirte la moral es llegar a la conclusión de que si hay tantos blogs es por una sencilla razón.

Porque funciona.

Crear contenido ayuda a llegar a más gente y a crear una relación de confianza con tu público objetivo.

Todos trabajamos muy duro para ganarnos un sueldo y es por ello que no estamos dispuestos a regalar nuestro dinero a cualquiera. Elegimos muy bien lo que queremos comprar, bien porque nos gusta mucho el producto o, la mayoría de las veces, porque la marca (o la persona) que hay detrás nos cae bien.

A veces construir esa relación con tu público objetivo lleva algo de tiempo, como ocurre con cualquier tipo de relación. Primero hay una fase de conocimiento previo en la que decidimos si nos gustamos.

Con las marcas pasa lo mismo.

Si quieres conseguir que tu cliente ideal te elija a ti entre todas las posibilidades existentes tienes que construir esa relación poco a poco.

La publicidad agresiva no funciona, la gente no quiere que le digan lo que tiene que comprar, quieren sentir que eligen.

¿Y cómo puedes comenzar esa conversación que te permitirá llegar hasta el corazón de tu público objetivo?

Creando contenido de calidad para darte a conocer y ofrecer valor, de esta manera conseguirás que tu publico te elija a ti cuando esté preparado para comprar.

¿Vemos los puntos principales a tener en cuenta para crear contenidos de calidad?

Venga.

1.      Encuentra tu voz

En un mundo lleno de negocios con presencia online es importantísimo que tengas tu voz propia. No tengas miedo a ser diferente y a ofrecer tu punto de vista.

Es lo que te va a diferenciar de los cientos de blogs que hablan del mismo tema y que ofrecen productos o servicios similares.

En el tiempo que llevo trabajando como copywriter y creadora de contenidos me he encontrado con algunos clientes a los que utilizar un lenguaje distinto o incluso ofrecer un poco de su lado personal les producía cierto rechazo.

Sin embargo, está comprobado que si ofreces un poco de tu historia personal a tu público este se sentirá más identificado contigo. Pasa lo mismo cuando conocemos a alguien. Queremos saber un poco sobre sus vidas para sentirnos más cerca de ellos.

No tienes que contar con pelos y señales tu día a día pero el incluir ejemplos personales cuando estás escribiendo un post sobre un tema concreto o cuando escribes tu página de Sobre mí acerca mucho al lector y aumenta su interés.

Al final detrás de todo negocio hay una o varias personas, la gente no quiere escuchar parafernalia empresarial si no historias que resuenen con ellos.

Cada persona es única y por lo tanto cada negocio también lo es.

Apunta anécdotas que te ocurran haciendo la compra o yendo de vacaciones y utilízalas en tu contenido para ilustrar un punto de vista o para poner ejemplos.

No tienes ni por qué decir que te ocurrió a ti, puedes utilizar al típico primo al que le suceden toda clase de cosas.

Hace poco en un post que publiqué sobre cómo escribir email marketing incluí una anécdota que me ocurrió a mí personalmente. Expliqué con detalle las razones por las que un email que había recibido hacía poco había funcionado tan bien conmigo y cómo caí y compré lo que ofrecían.

Citando ejemplos se consigue explicar un concepto de forma más clara y amena.

Hay gente que utiliza el humor, otras el suspense. Se puede jugar con las palabras e incluso experimentar con el tono con el que más a gusto te encuentres.

Los creadores de contenido profesionales podemos adaptar nuestra voz a cada cliente según el tono que se quiera transmitir.

Un ejemplo de empresa con voz propia es Pedrita Parker.

Han conseguido con sus mensajes irreverentes y cómicos distinguirse de otras marcas que ofrecen productos similares.

Tú también puedes encontrar tu voz, sólo tienes que ser tú mismo.

2. Crea contenido de forma regular

Desafortunadamente publicar contenido solo de pascuas a ramos y cuando disponemos de tiempo no funciona.

Solo publicando contenido de forma habitual y programada obtendrás los resultados que deseas.

Y no lo digo por molestar, si no porque tiene su lógica, ya que publicar contenido de forma frecuente hará que:

  1. Tu público no se olvide de ti
  2. Google te otorgue una mejor posición en la página de resultados

Para tener una buena relación con tu público tienes que pensar en los mismos términos que cuando conoces a alguien, si de repente desapareces de su vida esa relación probablemente no vaya a ningún sitio.

Pues con tu público sucede lo mismo, tienes que estar ahí sin resultar pesado. Publica contenido que interese a tu audiencia para que te conozcan y cuenten con tus conocimientos sobre un determinado tema o con las historias, fotos e infografías tan entretenidas que publicas.

La segunda razón por la que es importante crear contenido de forma regular es porque tendrás más posibilidades de que Google te otorgue un lugar más favorable en la página de resultados.

Como ya hemos visto, se publican millones de posts al día, pero Google da prioridad a aquellos que publican a menudo y que por lo tanto son más activos.

Ya sabemos que también hay blogs de personas que se dedican a ello por hobby o negocios que en realidad tienen blogs dormidos, por lo que Google no ofrecerá esos resultados salvo en casos muy concretos.

3. Comparte

Además de tráfico orgánico por búsqueda directa en el buscador de Google lo que te asegurará más visitas a tu sitio web será compartir tu contenido en las redes sociales.

Elige 3 o 4 canales (Facebook, YouTube, Twitter, Instagram, LinkedIn) y asegúrate de compartir tu contenido añadiendo siempre un link a tu sitio web.

Si no añades un link a tu post en las redes sociales el tráfico se quedará en esos canales y no se desviará a tu página, así que no te olvides nunca de facilitar que la gente clique en tu link.

Los públicos son distintos en cada canal, el público que está a menudo en Instagram no es el mismo que lee contenido en LinkedIn.

Tienes que conocer muy bien a tu público objetivo para saber dónde está y cuáles son sus preferencias.

Crea contenido para ellos y compártelo en aquellos canales que utilizan.

Por ejemplo si eres una empresa B2C tendrás que estar presente en Instagram sobre todo si tu público es joven.

Si ofreces servicios B2B tienes que estar en LinkedIn y quizás en Twitter, sobre todo si estás en el sector de marketing.

En Facebook está prácticamente todo el mundo, pero sobre todo empresas de productos y servicios B2C.

Estudia a tu público objetivo para saber sus preferencias.

Si te decides por Instagram tendrás que trabajar muy bien tus fotos ya que el contenido es sobre todo visual.

Los tweets de Twitter deben contener mensajes cortos y potentes donde unas pocas palabras digan mucho y provoquen las ganas de saber más.

Los vídeos de YouTube atraen muchísimo tráfico orgánico sobre todo si lo que ofreces es la explicación de cómo hacer algo concreto o una definición con ejemplos prácticos.

Elige tus canales y comparte.

4. Habla a tus lectores de tú a tú

La mayoría de la gente ya no lee, si no que escanea. Abre un post que le interesa y sus ojos comienzan a escanear el título, los encabezados, las fases en negrita.

Solo si el contenido está muy bien escrito y el lector siente que le hablan directamente leerá el post completo.

Por ello tienes que escribir utilizando un lenguaje sencillo y directo que llegue al lector y no le aburra.

Utiliza frases cortas y párrafos de no más de tres líneas. Al editar tu texto léelo en voz alta para comprobar el ritmo. Si crees que hay fragmentos que son monótonos prueba a romper el ritmo, intercalando frases más largas entre otras más cortas.

También puedes romper la seriedad del texto introduciendo alguna anécdota personal o ejemplo divertido para atraer de nuevo el interés del lector.

Veamos un ejemplo. En este párrafo de un artículo que escribí sobre cómo vender más a clientes internacionales explico las razones por las que el inglés es un idioma fácil y por ello se ha convertido en el idioma internacional.

Hablar de gramática nunca es divertido, por lo que decidí añadir una anécdota personal para hacerlo más ameno.

Escribir contenido para marketing es muy diferente que escribir ficción. Te lo digo por experiencia propia.

Llevo años escribiendo ficción, sobre todo historias cortas y he terminado una novela que quiero publicar algún día.

Cuando comencé a escribir contenidos para empresas tuve que cambiar completamente la manera de escribir. Tuve que reaprender a escribir para personas que escanean y leen muy rápido.

Aprendí a romper párrafos y desestimar el uso de vocabulario literario para en su lugar utilizar un lenguaje mucho más simple y cercano.

Son dos maneras completamente distintas de escribir y de leer.

Si también lees ficción sabrás de lo que te hablo.

Para poder escribir bien ya sea ficción o contenidos para Internet, tienes que leer mucho. Leyendo no solo aprendes muchas cosas sobre los temas que te interesan, si no que también procesas vocabulario y aprendes a expresarte mejor.

Yo siempre estoy leyendo dos libros a la vez, uno de ficción y otro de temas de marketing, copywriting, negocios u otros temas de no ficción que me interesen.

 

5. Sobresale

Además de diferenciarte de los demás con tu propia voz también tienes que sobresalir.

Y esto se consigue haciendo las cosas de manera diferente.

Si ves que tu competencia solo publica artículos, tú puedes optar por crear videos o infografías.

O si ves que tu competencia publica posts de 800 palabras prueba a escribir posts de 3000 palabras.

Haz las cosas de manera distinta para sobresalir sin miedo.

En un artículo de Express Writers lo llaman Content Differentiation Factor o lo que es lo mismo, el factor diferenciador de contenido.

Es eso que te hace único. ¿Y cómo puedes encontrar tu Factor diferenciador?

Ofreciendo tu punto de vista, el cual proporciona un giro ligeramente diferente y nuevo sobre temas que tus lectores han visto antes.

Es tu manera de ver las cosas.

Hoy en día mucha gente tiene miedo a dar su opinión y a definirse. Lo entiendo perfectamente, ya que hay muchos haters en Internet que te pueden hacer la vida imposible y la gente no quiere problemas.

Pero al mismo tiempo, si siempre te quedas en el felpudo de la entrada y no das tu perspectiva no conseguirás nunca sobresalir de la masa y no tendrás haters, pero tampoco seguidores entusiastas.

No se puede complacer a todo el mundo.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Laser Kitten (@laserkitten) el

No te digo que seas como la marca Laserkitten que no puede ser más original, pero pillas el mensaje, ¿no?

6. Cantidad y Calidad

Dos conceptos que jamás deben ir reñidos. Elige, de manera realista, la frecuencia con la que quieres publicar contenido y asegúrate de que publicas calidad.

No sacrifiques la calidad por la cantidad de lo contrario tu esfuerzo no obtendrá los resultados que esperabas.

No vale de nada publicar todos los días si el contenido es malo, aburre o es una copia que no ofrece nada nuevo.

Es preferible publicar dos veces al mes y que el contenido sea útil y ameno.

Si no tienes tiempo de crear contenido frecuente y de calidad, una opción es contratar a alguien que se dedique a ello bajo tu supervisión.

7. Ofrece valor

Elegir los temas de los que quieres hablar no es tarea fácil. Tienes que ponerte en la piel de tu público objetivo y pensar qué es lo que necesitan y en qué puedes ayudarles.

Piensa en los problemas a los que se enfrentan cada día, o el tipo de lectura o de videos que consumen.

Puedes utilizar varias vías para conocer mejor el tipo de contenido que le gusta a tu público.

  1. Observando los resultados de Analytics para ver que posts de tu blog han funcionado mejor
  2. Preguntando a tus mejores clientes qué es lo que les gustaría leer
  3. Observando los comentarios que dejan en tu blog o en el de la competencia
  4. Desarrollando conceptos que se han quedado cortos en otros blogs

Utilizando estas fuentes encontrarás temas de los que hablar y conseguirás que tu público te siga con interés.

A veces pensamos que todo está dicho, pero lo que es seguro es que nadie lo ha dicho como tú. Siempre podrás ofrecer algo nuevo.

8. Escribe para otros

Cuando comienzas a escribir un blog o a crear contenido para tu sitio web nadie te conoce. Los primeros meses solo contarás con amigos y conocidos en tu lista de seguidores. Después a medida que vas publicando contenido otras personas se empezarán a interesar por lo que tienes que decir.

Una manera rápida de darte a conocer es escribiendo como invitado en blogs de personas de tu sector que sean más conocidas.

Aunque te duela deberás reservar los mejores posts para esos otros blogs porque poco a poco te traerán seguidores a tu propio blog.

Mantén una buena relación con personas más conocidas de tu propio sector y ofrece escribir para ellos.

El día que alguien te pida escribir en tu blog como invitado sabrás que vas por el buen camino.

Si eres como yo seguro que no te gusta nada pedir favores o ser un adulador.

Pero no tienes por qué verlo así.

Si hay personas que admiras pero están lejos de tu círculo habla con ellos y sé honesto en tus comentarios, a la gente le gusta recibir comentarios positivos si son sinceros.

Ofréceles ayuda y siempre sé respetuoso.

Si a ellos les gusta lo que escribes probablemente te digan que sí alguna vez.

Si no lo intentas, nunca lo conseguirás, el no ya lo tienes.

 

9. No te rindas

via GIPHY

Construir una comunidad de seguidores lleva mucho tiempo. Todos los blogs que sigues y que tienen miles de compartidos en las redes sociales llevan mucho tiempo en esto.

Lo importante es no desesperar y seguir para adelante sin agobiarte por los resultados anémicos que Analytics te escupe en la cara.

Aplaude tus pequeños éxitos, esa semana que publicaste un post que fue compartido más veces, esos tres “Me gusta” a tu perfil en Facebook de la semana pasada, etc. Lo importante es que no pares.

Crea un calendario de contenidos cada trimestre para que la labor se te haga más llevadera.

Siéntate al final de cada trimestre por un par de horas y programa los temas de los que vas a hablar en los próximos tres meses.

De esta manera ahorrarás mucho más tiempo ya que no tendrás que sentarte cada semana a pensar sobre lo que quieres escribir y podrás atacar el post o el vídeo directamente.

Si eres como yo, una persona de perfil creativo, el ser tan organizado te espantará al principio ya que tienes la idea de que la planificación es la peor enemiga de la creatividad.

Pero en seguida te darás cuenta de que no es así. Muchas personas creativas planifican tiempo para ser creativos y generar ideas, aunque parezca contradictorio, no lo es. El cerebro es un músculo que también se puede entrenar.

El planificar tu calendario editorial con tiempo facilitará que tu creatividad vuele ya que no tienes que pensar cada vez de qué quieres hablar.

Yo lo que hago es reservar también un espacio para la improvisación. A veces modifico el calendario e introduzco un tema que no estaba previsto simplemente porque me apetece hablar de ello. Quizás porque he leído un libro o un post que me ha inspirado o por una conversación interesante. Por lo que sea.

El caso es que también es importante sentirse libres a la hora de crear contenido.

Conclusión

La creación frecuente de contenidos de calidad es lo que te va a traer tráfico orgánico a tu sitio web y por lo tanto más ventas.

Es cierto que se necesita mucho tiempo y dedicación, además de que se te hará mucho más llevadero si te gusta escribir, pero, de lo que no cabe duda, es que es una parte imprescindible de tu negocio.

Tienes dos opciones o reservar todas las semanas al menos tres horas para crear contenido o contratar a una persona que se dedique a ello profesionalmente.

Y para terminar aquí te dejo una infografía para que la tengas a mano sobre lo que funciona a la hora de crear tus contenidos.

Y tú, ¿tienes algún consejo más para crear contenidos memorables?

Déjame tus comentarios por aquí. ¡Gracias!

Foto de portada: Abel Maestro García

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *