Original

Ser original en Internet

Y en la vida.

Este post es un poco más personal de lo habitual, pero es que este tema es algo que me ronda por la cabeza mucho últimamente y necesitaba escribir sobre ello.

A lo mejor a ti te ocurre lo mismo, a veces te parece difícil hacerte un sitio en Internet con tu negocio porque parece que todo está hecho, dicho y repetido y quieres que lo tuyo sea diferente.

En estos días se habla mucho de lo que significa ser original. Hay mucha gente que dice que tal concepto está sobrevalorado, puesto que ser totalmente original es imposible.

Toda idea ha surgido de otra, los artistas que admiramos han creado sus obras teniendo otras anteriores en mente; por ejemplo Nirvana escribió Smells Like Teen Spirit, teniendo como base la canción More than a Feeling de Boston.

Picasso decía que “Un plagiador es alguien que roba a una persona. Un verdadero artista les roba a todos”.

Y es que es necesario aprender de otros que admiramos para crear nuestra propia obra, ya sea una pintura, una novela o un negocio.

Yo sí creo que los artistas que han triunfado con sus obras, así como las ideas de negocio que han funcionado extraordinariamente bien, lo hicieron porque eran originales.

Con esto no quiero decir que estas personas se levantasen un día por la mañana y creasen algo increíble de la nada que no existiese antes, todos los grandes inventos han tenido sus bases en varios descubrimientos anteriores y normalmente son el resultado de muchos años de estudio y de ensayo y error.

Obviamente todo tiene su origen y la inspiración que obtenemos observando lo que han hecho otros nos puede proporcionar muy buenas ideas.

Una idea de negocio o una novela ha surgido del estudio de otras novelas y otros negocios que ya existían antes pero con la intención de mejorarlas o al menos de crear algo diferente.

Y es que ahí es donde yo creo se encuentra la verdadera esencia de lo que significa ser original, no en hacer algo tan sorprendente por inaudito que la gente no comprenda y no necesite, si no algo diferente que sirva, que ayude o que simplemente guste.

Porque seamos francos, ser original sin recibir aceptación pública queda muy bien en las biografías de los artistas, pero en la realidad generalmente lleva a que la persona tenga que abandonar su sueño para conseguir un trabajo que pague las facturas, con lo cual, lo que se persigue, es ser original y poder vivir de ello, ya sea como pintor o como emprendedor.

El problema que yo veo es que hay miedo a ser original porque significa arriesgar. Hacer algo diferente que no sabemos en principio si va a gustar o no.

Esto puede llevar a mucha gente a copiar más de la cuenta y a obtener por tanto resultados indeseados, ya que si una idea no destaca en absoluto de las otras será más difícil que atraiga la atención.

En este post vamos a centrarnos sobre todo en cómo se puede ser original a la hora de emprender y promocionar un negocio, puesto que es de lo que trata mi blog y es de la manera en que quiero ayudar a mis lectores.

Lo que te propongo aquí es que veamos juntos algunas ideas para conseguir ser más original, o si lo prefieres, para ser más diferente y que tu voz se escuche entre el perpetuo murmullo de Internet y en concreto de las redes sociales.

Vamos por partes.

Elige muy bien a las personas que sigues

Como Picasso y Nirvana hicieron en su día, ellos también se inspiraron de otras personas.

Todavía me acuerdo cuando con 12 años gané un concurso de escritura creativa en mi ciudad con un cuento inspirado en una película que había visto y que me había dejado huella. Era Matar a un Ruiseñor, con Gregory Peck.

Mi cuento también tenía una persona con un retraso mental pero la historia era diferente, ya no me acuerdo cómo exactamente.

Alguien me criticó diciendo que mi cuento no era original y yo me sentí un fraude.

Eso no impidió que siguiese escribiendo y que no parase nunca pero sí que estuve obsesionada después por no copiar nada, por ser original al máximo.

Poco a poco llegué a la misma conclusión que el pintor malagueño (y muchos otros) habían ya llegado: que nada surge de la nada y que las obras y las personas talentosas están ahí para inspirarnos.

En la era de Internet es muy fácil sentirse agobiado por toda la información que se comparte, todos nosotros seguimos a cientos de personas en Instagram, Twitter, Facebook y YouTube y parece que se nos va la vida intentando escucharlos a todos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Celeste Barber (@celestebarber) el

 Si sigues personas que no te aportan mucho, por lo menos que te hagan reir.

Al final el día tiene 24 horas y aunque seguir lo que otros que admiramos hacen para inspirarnos y aprender es muy importante, no nos da la vida para leer y ver todo lo que nos llega.

Tienes que hacer una criba.

Elige muy bien a la gente que sigues y plantéate por qué les sigues.

¿Esa persona te aporta algo?

¿Aprendes y coges buenas ideas de lo que esa persona cuelga o escribe?

Si es así síguela pero tienes que racionalizar el número de personas o marcas a las que sigues, con el fin de que tengas tiempo para leer sus posts o ver sus vídeos y que sus enseñanzas te sirvan a ti en tu propio camino.

La lista de la gente que sigues no tiene por qué ser fija, puede ser que en un momento de tu vida una persona te esté aportando mucho para desarrollar tus propias ideas y puede ser que al cabo de un tiempo creas que ya no te aporta nada.

Puedes sustituir esa persona por otra a la que seguir y así no aumentarás el numero para no agobiarte de nuevo.

Yo intento recibir un máximo de 5 newsletters a la semana y cronometro el tiempo que estoy en las redes sociales para que no se coma mi día.

Una parte de tu día tiene que ser de estudio pero sin perder el tiempo.

A veces procrastinamos y en lugar de hacer la actividad que nos habíamos propuesto (escribir un post para el blog, crear una infografía, crear un webinar) nos pasamos las horas tontas en Facebook.

Tienes que controlar estos impulsos y evaluar de verdad si el tiempo que pasas en las redes te está aportando algo o solo distracción sin más.

Internet es una ventana al mundo y puede ser muy útil pero a la vez puede resultar un arma de doble filo y hacerte perder una cantidad muy valiosa de tiempo.

Tú eliges.

Lee casi todo lo que caiga en tus manos

Estamos todo el día enganchados a nuestros móviles, tabletas y ordenadores y ya muy poca gente lee libros.

Leer libros es muy diferente a leer artículos o blogs, primero porque tus ojos descansan de la pantalla y segundo porque las ideas fluyen de otra manera.

Yo encuentro que leer un libro es más relajante incluso de lo que ya era antes y me he dado cuenta de que es porque puedo desconectar de todo y centrarme solo en lo que el escritor quiere decirme y en cómo me imagino yo la historia o cómo puedo aplicar las enseñanzas a mi vida y a mi trabajo.

¿Te has dado cuenta de que cada vez hay más anuncios en Internet?

Claro, y es que de eso se trataba, Internet fue creado en principio como un medio para enviar y recibir información de una manera rápida y barata pero en seguida se coló la parte comercial y los negocios se dieron cuenta de que era un medio perfecto para vender productos.

Es lógico, nada es gratis en ese mundo, pero también puede resultar agotador.

Estás leyendo un artículo y tienes a los dos lados de los márgenes anuncios que te llaman y aunque hagas un esfuerzo por no mirarlos y concentrarte en la lectura, ellos siguen ahí y una parte de tu cerebro los está procesando aunque tú no te des cuenta.

Por eso leer un libro (aunque sea un ebook, pero yo recomiendo leer libros de papel de vez en cuando) resulta tan relajante. Tu cerebro no está recibiendo todos esos estímulos y puede concentrarse en procesar mejor la información que está absorbiendo.

Leyendo aprendes muchísimo, yo diría que todo lo que quieras saber está en los libros, más que en los canales de YouTube.

Cada vez se notará más la gente que lee y la que no, porque leyendo no solo se aprenden conceptos si no que también se aprende a expresarse mejor, algo imprescindible para relacionarse con los demás. ¿De qué sirve saber sobre un tema si no sabes expresarlo a los demás?

En los trabajos cada vez se valora más la elocuencia, y es que si sabes hablar y expresarte bien, tendrás más oportunidades de convencer a los demás de que tu idea es genial.

Lee todo lo que puedas, si te parece difícil sacar tiempo en tu ajetreado día para leer, reserva un tiempo en tu calendario para ello, aunque sean solo 30 minutos al día, eso es mejor que nada.

Quizás lo que puedes hacer es leer en el metro para ir al trabajo en lugar de leer chorradas en Twitter, o antes de dormir.

Hay estudios que ya advierten que mirar el móvil antes de dormir perjudica el sueño debido a todos esos estímulos de los que hablamos antes.

Sin embargo leer un libro relaja y te prepara para tener un sueño profundo y relajado.

Todo es cuestión de crearte un hábito de lectura.

Prueba tus estrategias

Otro de los problemas que veo a mi alrededor es que las personas que tienen un negocio prueban miles de estrategias de promoción y marketing pero no las prueban lo suficiente como para determinar si están funcionando o no.

Te voy a contar una historia que le puede suceder a cualquiera.

Ana ha elegido seguir una estrategia de promoción escribiendo un blog cada semana y publicándolo en LinkedIn y Facebook. Acaba de empezar con su negocio de coaching y como es lógico de momento su página no recibe mucho tráfico orgánico.

Entonces una persona que sigue en LinkedIn escribe un post diciendo que lo que mayor resultados aporta ahora son las historias de Instagram.

Ana se propone hacer una historia en Instagram cada día, pero entonces ya no tiene tiempo de escribir un artículo para su blog todas las semanas y empieza a descuidar su blog.

Tras un mes, el tráfico ha aumentado algo pero no tanto como ella esperaba con las historias de Instagram, entonces lee en un post precisamente en Instagram sobre la cantidad de tráfico que generan los Live de Facebook.

Ana decide entonces hacer un Facebook Live cada semana, pero ya no tiene tiempo de escribir, y deja su blog por completo y crea menos historias de Instagram y el tráfico no aumenta.

Esto es un error que comente mucha de la gente que empieza a emprender. Y es porque no cuestiona lo que la gente dice si no que sigue a rajatabla lo que se pone de moda.

Social Media Addiction

Las estrategias se tienen que probar durante un tiempo, se dice que por lo menos 6 meses para saber si de verdad están dando frutos o no

Por lo tanto no tienes que cambiar de estrategia cada vez que algo nuevo se pone de moda y ves que es tendencia.

Ser original también significa seguir tu instinto y hacer las cosas acordes a tu personalidad. Eso no quiere decir que si de verdad piensas que los videos en YouTube es lo que te va a ayudar a hacer crecer tu negocio lo dejes de hacer por miedo.

Alguna vez tienes que dejar tu zona de confort para crecer y ponerte nuevos retos, pero yo no te aconsejo que hagas algo que esté a años luz de tu zona de confort, ve paso a paso, siempre retándote un poco y probando cosas nuevas cuando las antiguas ya no dan más de sí, pero siempre con la evidencia detrás y jamás por seguir una moda sin más.

Agradece e ignora

Cuando una persona te inspira con su trabajo, porque te da ideas y porque aprendes con el contenido que comparte es bonito agradecérselo. A todos nos gusta recibir comentarios positivos y saber que nuestro trabajo ayuda a otros.

Por otro lado, si nos ponemos egoístas, dar las gracias es algo que enriquece el espíritu, es algo que da serenidad y nos coloca en nuestro lugar.

Copiar lo que ha dicho alguien literalmente sin citar la fuente es muy poco ético. Puede ser que alguna vez se te ocurra algo sin saber que alguien más lo ha expresado antes, claro que sí, pero algunas veces pululan por Internet plagios descarados.

También es cierto que a veces cuando publicas algo te vienen ideas a la cabeza y puede ser que no te acuerdes dónde lo leíste o quien lo dijo, entonces no se tratará de plagio, puesto que explicarás la misma idea con tus propias palabras y desde tu visión.

Y es que esta es una de las maneras más genuinas de ser original, es muy difícil tener ideas totalmente nuevas pero lo que sí se puede hacer es desarrollar una ya existente dándole un nuevo matiz.

Quizás una persona que ya conocía esa idea, la pueda entender y aplicar mejor a su vida y a su trabajo cuando la lee de ti, porque sencillamente lo has explicado mejor o porque tu punto de vista le parece más válido que el otro.

Esto también se aplica a una idea de negocio o a un producto, aunque hayas creado algo que ya hay en el mercado tu manera de hacer las cosas es distinta y eso es lo que debes mostrar a los 4 vientos.

¿Y qué hacemos con aquellas personas que están tan de moda en estos días, los queridos haters?

Siempre habrá personas que critiquen tu trabajo o tu forma de pensar, ¿recuerdas lo que te decía tu madre cuando eras pequeño? Es imposible gustar a todos.

Buscar la aprobación es humano pero no es el impulso en el que tenemos que basar toda nuestra energía creadora porque habrá ocasiones en que tengamos que escuchar críticas muy crueles.

Con los comentarios negativos de cierta gente lo primero que debes hacer es analizar si hay algo que puedas utilizar, a veces leyendo con el corazón abierto podemos transformar un comentario cruel en una critica constructiva de la que podamos aprender algo.

Si decides que no hay nada de provecho que puedas extraer de ese comentario entonces puedes hacer dos cosas:

  • Utilizarlo en tu favor para darte publicidad como hace magistralmente Netflix

Anuncio de Netflix

Fotos Jorge Lopez en Facebook

  • O simplemente ignorarlos y seguir trabajando en lo tuyo.

Al escritor Austin Kleon ,autor del maravilloso libro Roba como un artista, los comentarios malignos le sirven de gasolina por la mañana, cuenta que lo primero que hacía al despertarse era leer comentarios en Twitter y Facebook que ya le ponían de mala leche y se ponía inmediatamente a contestarles.

Entonces un día su mujer le gritó desde la otra habitación “¡Deja de elegir tus batallas y ponte a crear algo!” Lo que le pareció que tenía toda la lógica del mundo. Desde ese momento utiliza esa mala leche para trabajar con energía.

Tu madre tenía razón, es imposible hacer las cosas para complacer a todos, haz las cosas para complacerte a ti mismo, disfruta haciéndolas y si a la gente le gusta mejor que mejor.

No tengas miedo a ser diferente

El miedo es una de las fuerzas más potentes que hay en el mundo, puede llegar a paralizarte o a que hagas las cosas a medias.

Muchas veces tenemos miedo a ser nosotros mismos porque no queremos ser demasiado diferentes.

Ya en el colegio deseábamos camaleonizarnos con la masa y no destacar demasiado para no ser el blanco de las bromas de los otros niños.

No queríamos ser ni el más listo de la clase ni el menos inteligente, solo queríamos fundirnos con el grupo.

Pero si no destacas de ninguna manera, ¿cómo puedes exprimir todo tu potencial y demostrar de lo que eres capaz? Ser diferente es bueno porque te hace especial, no tengas miedo a mostrar tu opinión y a apostar por tus valores.

En el mundo de Internet las modas tienen aún más fuerza que cuando vivíamos en un mundo analógico, porque la presión de los medios y de la publicidad es muy fuerte, sobre todo para los más jóvenes.

Pero también tiene su lado bueno, a través de la conectividad podemos enterarnos de movimientos, de gente que está haciendo cosas diferentes por el mundo y apostando por lo que cree.

Tenemos más fuentes de inspiración y recursos para trabajar en lo que de verdad creemos.

Entonces, ¿por qué no utilizarlos?

Hoy en día aunque vivas en un pueblo pequeño donde no puedes interactuar con mucha gente que te inspire puedes conectar con gente en todo el mundo a través de Internet. Nunca será lo mismo que el contacto real pero puede servir de mucho.

Para crecer tienes que rodearte de gente que sepa más que tú y que te pueda enseñar cosas, también obviamente de gente a la que tú puedas ayudar, pero si siempre eres tú quien más sabe no crecerás.

Ahora está muy de moda lo de rodearse de gente positiva, yo la verdad es no creo en eso, hay gente que no es la alegría de la huerta pero que me ha enseñado mucho e inspirado para hacer cosas.

Que una persona no vea siempre el vaso lleno no quiere decir que esté maldita, la vida es una montaña rusa y hay momentos en que estamos arriba y otros abajo y es sobre todo cuando estamos abajo que necesitamos saber que hay alguien a nuestro lado.

Yo más bien pienso que lo que hay que hacer es alejarse de la gente egoísta que no hace más que pedir sin dar. Yo creo que estas personas son las que no te aportan nada y te desgastan y a lo mejor son de las de la sonrisa perpetua.

Estas personas a mí me han servido si acaso para inspirarme a la hora de crear personajes para mis historias. Como mucho.

Para ser diferente tienes que saber elegir y decir no, y así vivir tu vida y no la de otro.

También elegir lo que te hace feliz y lo que no, a mucha gente le hace feliz tener un montón de dinero o ir a esquiar, a ti puede que no te guste nada esquiar y que prefieras un trabajo menos exigente y tener más tiempo libre y menos preocupaciones aunque signifique comer menos fuera.

Sé diferente a tu manera, escucha tu voz y no dejes que nadie elija por ti.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *