Madrid a vista de pajaro

¿Qué quieren los Expats?

En España viven ya casi un millón de extranjeros que llegan a nuestro país trasladados por sus empresas o bien para buscar trabajo y conseguir el sueño de vivir en lugares tan atractivos como Barcelona, Madrid o Palma de Mallorca.

También son muchos los que llegan y se quedan para pasar sus bellos años de jubilación al sol.

La comunidad más numerosa es la Británica que suman ya unas 300 mil personas, seguidos por los  Alemanes, Italianos, Franceses, Holandeses y Suecos. A estos grupos de extranjeros se les denomina internacionalmente Expats (Expatriados).

Este fenómeno no es únicamente propio de España, hoy en día la mayoría de los países conforman un mapa precioso de nacionalidades distintas.

Hay mucha gente en España que todavía no se ha percatado del efecto cambio que este fenómeno supone en la cultura y economía de un país.

Muchos otros países han asimilado esta metamorfosis muchísimo antes que aquí y sus negocios están desde hace tiempo adaptados a estas comunidades.

En España todavía hay muchos negocios que pierden oportunidades de crecer por no saber dirigirse a estos grupos internacionales. Y sin embargo no es tan difícil hacerlo.

¿Por qué dejar pasar la oportunidad de diferenciarse de la competencia sabiendo llegar a todos los públicos y no solo a los nacionales?

Habiendo sido Expat en tres países diferentes sé las dificultades por las que estas comunidades pasan cuando aterrizan por primera vez en su nuevo país de residencia.

Y lo mucho que agradecen algunas pequeñas cosas que pueden llegar a formar la diferencia por la que decantarse por tu negocio o el de la competencia.

Lo que quieren los Expats

 

1.    Que no les mires con esos ojos cuando no hablan bien español

Muchas de estas personas acaban de llegar a España trasladados por sus empresas en las que se habla exclusivamente inglés.

Algunos de ellos intentarán aprender español rápidamente para adaptarse mejor al país pero habrá muchos otros que no consigan ponerse a ello, o bien porque están muy ocupados con sus trabajos  o bien porque saben que solo se quedarán en España unos años, hasta que termine su proyecto.

También hay muchos jubilados para los cuales aprender un nuevo idioma puede ser durísimo.

¡No han aprendido un idioma a los 20 años y lo van a aprender a los 60 y pico!

Por eso, no seas tan exigente con los Expats que viven en España y no hablan español.

A muchos de nosotros nos pasaría lo mismo en la misma situación.

O por edad o por situación de temporalidad, no es tan fácil aprender un idioma nuevo.

Por otro lado, el inglés es el idioma internacional y segundo idioma ya de multitud de países los cuales se han dado cuenta que hablar inglés facilita muchísimo la comunicación y la economía, como por ejemplo Holanda, Portugal o Montenegro.

Vale, hay gente que dice que el inglés es el idioma del dinero y tal.  Pero en realidad nos tenemos que alegrar de que el idioma internacional sea el inglés y no el francés.

Este último tenía todas las papeletas para ser el idioma internacional hace unos años. Imagínate, el francés con su complejidad gramatical y esas palabras de 8 letras de las cuales solo se pronuncian 4.

via GIPHY

Te lo dice alguien que ha trabajado 8 años con clientes franceses y aun echando mano del corrector de Outlook tardaba siglos en escribir un email decente en francés.

El inglés en cambio es un idioma muy fácil, directo al grano, que utiliza solo tres tiempos verbales y donde no existe el subjuntivo. De hecho para los anglosajones es super difícil entender este tiempo verbal ya que es totalmente alienígena en su gramática.

Para que te convenzas de que es un idioma muy fácil te cuento una anécdota.

Durante mis años trabajado en una multinacional, a veces ayudaba a traducir del inglés al español y al francés los textos que aparecían en las cajas de los productos.

Para ello disponíamos de un espacio muy limitado, a lo mejor eran 3 renglones en inglés y sin embargo la traducción en español o francés ocupaba 6.

Y tenías que ingeniártelas para que el texto tuviese sentido y no se saliese de la caja.

Es por ello que tiene mucho sentido que el inglés sea el idioma internacional, y que se haya convertido en la herramienta imprescindible para la comunicación entre todas las nacionalidades del mundo.

La cultura propia de un país no muere por mucho que se hable un segundo idioma como el inglés internacional. Si no, ahí tienes el caso de Holanda por ejemplo.

Allí todo el mundo habla inglés aunque el primer idioma siga siendo el holandés. Sin embargo entendieron hace mucho que hablar inglés les abría las puertas al mundo.

2.    Que entiendas que se muevan más entre ellos

Esto le ocurre a todas las nacionalidades que residen en otros países distintos al de origen, también los españoles fuera de España se mueven entre ellos. Que si fiestas jamoneras, que si partidos de fútbol o paellas.

Mucha gente quiere sentirse como en casa fuera y así lo perciben cuando están entre los suyos y hablando su propia lengua.

Es más, los Expats no solo se rodean de gente de su mismo país si no de otros Expats de nacionalidades distintas porque tienen muchas cosas en común.

No se sienten totalmente del país donde residen y tienen las mismas dificultades al llegar de nuevas al país de residencia.

Necesitan más información sobre, por ejemplo, cómo registrarse en la seguridad social, para buscar apartamento, colegio para los hijos, etc.

Hay muchos Expats que también sienten curiosidad por la cultura nacional, claro, pero tienen dificultades para encontrar nuevos amigos nacionales. Porque normalmente la gente del país ya tiene su círculo de amigos y es más difícil que estén buscando gente nueva para relacionarse.

Sin embargo un extranjero que llega por primera vez a un país sí que busca nuevos amigos, y por ello muchas veces los encuentran entre otros Expats que están en la misma situación.

Así todo, estoy segura de que todo Expat desearía tener al menos un amigo nacional, porque es una fuente de información a la que recurrir, una persona con la que practicar el nuevo idioma o simplemente un exponente de esa nueva cultura que tanto les gusta.

3.    Que no des por hecho que han nacido sabiendo

Llegar nuevo a un país significa desconocer muchos de los procedimientos y usanzas propias del nuevo lugar de residencia.

Muchas veces los Expats tienen necesidad de información más detallada sobre un servicio o producto en concreto puesto que a lo mejor lo que nos parece normal en España no lo es tanto en sus países de origen.

Damos por hecho detalles que en muchas ocasiones ellos desconocen.

Como por ejemplo qué gastos están incluidos en el importe del alquiler, cada cuanto se paga la factura de la luz y el gas, los derechos que tienen como trabajadores, cómo funcionan las recetas médicas, asuntos legales, requisitos dietéticos, etc.

Por lo tanto es necesario darles una información más detallada y sobre todo estar preparado para responder a sus dudas.

Un negocio o servicio que tenga prevista esta necesidad de información para Expats ganará más clientes internacionales puesto que responde a las exigencias de esta comunidad.

4.    Que tengas tu página web también en inglés

Está claro que si quieres vender también productos o servicios a Expats tienes que tener tu página en inglés. Y por favor, ¡no la traduzcas con Google!

Invierte en un buen copywriter que escriba en inglés internacional para que los Expats entiendan lo que ofreces y que se vean reflejados en tu negocio.

No solo hay que traducir la página al inglés y basta, si no que tienes que dirigirte directamente a ellos, ponerte en su lugar.

Seguro que los que habéis vivido fuera sabéis de lo que hablo.

Vivir en un país distinto al de origen no es fácil al principio, aunque se haya elegido mudarse libremente, adaptarse a un país nuevo siempre trae consigo muchos retos y a veces puede resultar dificultoso.

Los Expats elegirán aquellos negocios que les hagan la vida más fácil.

Que dispongan de información que puedan entender sin tener que ir traduciendo palabra por palabra y que sepan explicar por qué ese producto o servicio es la solución a sus problemas.

5.    Que les hables despacio si están aprendiendo español

¡No les hables más alto, si no más despacio!

via GIPHY

Si algún Expat trata de dirigirse a ti en español haz un esfuerzo por entenderle y hablarle despacio.

Esto marca la diferencia. Es algo que aprendí en París cuando apenas me había mudado a la ciudad y chapurreaba el francés. La gente fue siempre muy amable y me hablaba despacio y claro. Al final agradecían que una persona hiciese el esfuerzo de hablar su idioma y me ayudaban encantados.

Ponte en su lugar y ten presente lo que agradeces tú que cuando te hablan en inglés lo hagan despacio y articulando cada palabra.

El trato es lo más importante y lo sabes. Hoy en día ya no es suficiente con tener un producto increíble, lo que al final cuenta es el trato al cliente.

Nadie vuelve a un lugar en el que no ha sido tratado con amabilidad, porque hoy podemos elegir. Y elegimos los negocios que nos hacen sentir bien. Punto.

El mundo está cambiando. Cada vez es más normal que una persona a lo largo de su vida haya vivido como mínimo en dos países diferentes al menos una temporada.

Si queremos que nuestros negocios tengan éxito tenemos que adaptarnos a esta realidad.

No hay que tener miedo a ofrecer un servicio en dos idiomas, es el futuro.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *