La guía esencial del marketero “Do it Yourself”

Lo sé. Es mucho trabajo.

No sólo tienes que llevar tu negocio si no que también tienes que encargarte de promocionarlo.

Pero ya sabes, por mucho que tu producto sea la bomba si nadie se entera de que existe no podrás venderlo.

No hace falta que te restriegue por la cara la cantidad de negocios parecidos al tuyo que existen, aunque ya sabes lo que The Expat Copywriter defiende; que ninguno de ellos es exactamente igual al tuyo y que tú lo sabes hacer mejor.

Así que tienes que gritarlo a los 4 vientos.

Contratar una agencia de marketing es algo que para muchos de nosotros está a años luz de nuestros bolsillos y sin embargo eres consciente de que el marketing es algo esencial para que tu actividad tenga el éxito que se merece.

La buena noticia es que hoy en día existen muchísimas técnicas de promoción digital o tradicional que cuestan poco y que tan solo requieren de tu paciencia y esfuerzo.

La realidad es que si quieres tener el suficiente número de clientes como para poder vivir de tu negocio y progresar con él tienes que dedicar un cierto tiempo a la semana a promocionar tu actividad.

Esto es tan importante como trabajar con tus clientes, básicamente tienes que tratar tu negocio como si fuese tu mejor cliente.

En este post vamos a hablar de las técnicas de marketing tradicional y de marketing digital que obtienen mejores resultados con un presupuesto irrisorio y con unos conocimientos muy básicos de marketing.

Yo que tú me quedaría a leerlo.

Venga, pues vamos allá.

Técnicas de marketing tradicional para presupuestos anémicos

El marketing tradicional es todo aquello que puedes hacer para promocionar tu negocio fuera de Internet.

Contrario a lo que en un principio podría parecer, hay muchos recursos offline que puedes utilizar y con los que poco a poco y día a día conseguirás darte a conocer en tu ciudad o incluso en tu región.

Porque ya sabes que el poder del boca a boca es y seguirá siendo una de las maneras más efectivas de promocionarse a la velocidad de la pólvora.

Vamos por partes.

Haz bien las cosas y tus clientes te promocionarán sin que se lo pidas

Más claro el agua. Si tus clientes están contentos con tu trabajo y con tu producto te recomendarán a otros. Es por ello que tienes que cuidar mucho la comunicación y cumplir tus promesas.

Alguna vez te toparás con clientes tozudos y difíciles pero la realidad es que la mayoría de la gente es normal y tan solo quieren que hagas un buen trabajo o que les proporciones un buen producto.

No tengas vergüenza de pedirles que te recomienden a sus conocidos, la mayoría de ellos lo harán de todas formas si están contentos con los resultados, pero por pedir que no quede.

También puedes pedirles que escriban una buena reseña en tu página de Facebook, Google, TripAdvisor, etc. y que te recomienden en LinkedIn. Después podrás utilizar esos mismos comentarios para añadirlos a tu página web.

Con esto estarías también haciendo marketing digital y matando dos gaviotas de un tiro (ya sé que el dicho dice dos pájaros pero es que los pájaros me gustan y me da pena matarlos, en cambio las gaviotas…), ya que sus recomendaciones se leerán también online para llegar todavía a más gente.

via GIPHY

Crea tarjetas de visita molonas

Este punto es algo que me ha costado hacer a mi misma porque soy de las que piensan que hay que ahorrar papel cuando sea posible y que hoy en día teniendo LinkedIn pues las tarjetas de visita no hacen falta.

ERROR.

Ya me ha pasado varias veces que me he encontrado en un lugar en el que no tenía Internet (en el Líbano recientemente) y he tenido la oportunidad de trabajar con alguien pero me ha dado reparo pedirle su cuenta de LinkedIn mientras visitábamos unas ruinas romanas espectaculares y simplemente he perdido la oportunidad.

Sin embargo si hubiese tenido una tarjeta de visita se la hubiese podido entregar después de haber hablado y antes de marcharnos con total naturalidad.

Una tarjeta no implica nada puesto que no estás intercambiando datos y queda en la otra persona la decisión de contactarte o no.

Lo ideal es que si ha habido una buena química, también le contactes por LinkedIn porque así formará parte de tu audiencia pero de todas formas una tarjeta es siempre una buena idea, puesto que es algo físico que esa persona se lleva y donde están todos tus datos de contacto.

Después de aquel viaje al Líbano me hice las tarjetas y las llevo conmigo a todos lados.

¡No volverás a perder una oportunidad de negocio!

Acude a eventos

Networking es una de las cosas más importantes que tienes que hacer para dar a conocer tu actividad y también para aprender de otra gente que sabe más que tú sobre un tema que te interesa.

Seguro que en tu ciudad se organizan eventos relacionados con tu actividad o, en el caso de que no estén relacionados con tu trabajo, sean la clase de eventos en los que puedes conocer a personas que podrían estar interesadas en lo que haces.

Por ejemplo, si te dedicas a diseñar sitios web, un evento de freelances puede ser ideal ya que la mayoría necesita tener una página web.

Al mismo tiempo un evento sobre yoga puede resultar un lugar apropiado para promocionarte, ya que allí puedes encontrar potenciales clientes.

Obviamente si no te gusta el yoga mejor no vayas porque la actividad del evento es lo que de verdad te tiene que interesar, después, en un segundo plano, estará la posibilidad de hablar con gente y darte a conocer.

El caso es que tienes que salir de casa y relacionarte, cuanta más gente conozcas, más oportunidades tendrás de conseguir clientes. Estos no van a llegar y tocar a tu puerta de la nada.

Hay eventos en los que además aprendes mucho sobre emprendimiento o sobre cualquier otro tema, por lo que aunque no consigas ningún cliente, el haber ido habrá merecido la pena.

En la improbable situación de que vivas en lugar donde no se organice ningún evento, puedes sencillamente organizarlo tú.

No tiene que ser nada muy complicado, puede simplemente ser un club de lectura si te gusta leer, o de cine si eres amante de las películas.

Otra manera genial de promocionarse es creando talleres relacionados con tu actividad. Veamos esto en más detalle.

Organiza talleres

Puedes organizar talleres sobre algo relacionado con tu actividad que sabes hacer muy bien, como puede ser escribir o teñir piel para hacer bolsos.

Lo que sea que te guste enseñar y que pueda ayudarte a dar a conocer tu negocio.

Puedes elegir dar estos talleres de forma gratuita para que vaya más gente y así obtengas mayor relevancia o cobrando para que la gente que vaya esté de verdad interesada y tengan un perfil lo más parecido posible a tu cliente ideal.

Aquí entraría un poco de marketing digital y es que si organizas un taller tienes que promocionarlo en las redes.

También puedes hacer uso de MeetUp, o Eventbrite  las webs más conocidas para promocionar eventos. La cuota anual es muy barata así que no engordará demasiado tu anémico presupuesto.

Al terminar el taller pregunta a la gente por su feedback y qué es lo que les gustaría aprender en el próximo evento.

Enseñar tiene efectos maravillosos, te hacen sentir bien porque estás compartiendo lo que sabes para ayudar a otros y porque estás asentando conocimientos.

Muy a menudo preparando un taller vas a profundizar aun más en un tema que ya conoces muy bien, por lo que al prepararlo aprenderás todavía más cosas sobre ello.

“El conocimiento es el único bien que crece al compartirlo”

Crea alianzas

Únete y vencerás. ¿No es eso lo que se dice?

Puede que en algún evento conozcas a una persona maravillosa que realice una actividad que se complemente con la tuya.

Por ejemplo, tú eres diseñador y esa persona es fotógrafa o copywriter y es que además te cae genial y tenéis muchas cosas en común.

Aprovecha una alianza así para unir esfuerzos y promocionaros juntos.

De esta manera vuestro servicio será más completo y además podréis ahorrar en recursos para promocionaros, como organizando talleres o creando webinars juntos.

Además, trabajar con otras personas puede ser muy enriquecedor porque aprendemos más y puede resultar más divertido.

Emprender puede resultar una labor muy solitaria a veces.

Ya hemos visto las herramientas a tu alcance y con un coste mínimo de marketing tradicional para promocionarte.

Ahora vamos a ver las herramientas digitales con las que puedes contar.

Marketing Digital para negocios pequeños y sin mucho presupuesto

Lo primero,

¿Qué es el marketing digital?

El marketing digital son aquellas técnicas de promoción de un negocio en Internet.

Por tanto es una ciencia digamos nueva ya que apareció con la llegada de Internet y tiene su apogeo en esta era del uso masivo de las redes sociales.

Es una técnica relativamente nueva comparada con el marketing tradicional cuyo origen esté todavía en discusión, aunque algunos expertos lo sitúan allá por los años 20 del siglo pasado.

Las empresas gastan mucho dinero en promoción digital con anuncios en las redes sociales, con link building y anuncios en los blogs más leídos, etc.

Pero también existen otras maneras.

El estar empezando a emprender y no contar con mucho dinero para promocionarte no tiene que tirarte para atrás.

Hay muchas maneras de promocionarse en Internet que no cuestan mucho dinero ni requieren una licenciatura en marketing.

Eso sí, requieren tiempo y esfuerzo, así que si estás dispuesta a dedicarle el tiempo necesario aquí tienes las técnicas que funcionan mejor.

Escribe un Blog

Crear contenido es una de las formas más baratas y eficaces que existen para promocionarse.

Primero porque te conferirá autoridad en tu campo ya que ofreces información útil que ayuda a otros en sus vidas y segundo porque será más fácil que la gente encuentre tu negocio en los buscadores.

Google lo que quiere es que la gente encuentre la información que busca de forma rápida y satisfactoria así que si escribes contenido de utilidad que la gente lea, Google te dará prioridad sobre los cientos de blogs que existen.

Para escribir un blog de calidad tienes que tener muy claro quien es tu audiencia y qué tipo de información buscan.

Para tener esto muy claro tienes que estudiar muy bien a tu Buyer persona (tipo de cliente) y saber lo que quiere y qué tipo de información le interesa.

En tu blog no debes limitarte a hablar de tu negocio porque resultarás aburrido o sonarás a vendedor ambulante, tienes que hablar sobre lo que le interesa saber a ese lector.

Por ejemplo si eres coach habla de formas de reducir el stress en tu vida, ya que esta es una de los males que más sufre la sociedad hoy en día, o si tienes una casa rural, puedes hablar de festividades que se celebren en tu región o sobre caminatas para hacer en los pueblos cercanos.

Tienes que pensar en la información que interesa a tu buyer persona y ayudarle en su día a día.

Escribir un blog lleva tiempo y esfuerzo pero es algo muy necesario para darse a conocer y crear una lista de seguidores que pueden convertirse en clientes o que pueden recomendarte a otros.

Un blog no consigue seguidores de la noche a la mañana, es un trabajo que lleva mucho tiempo y disciplina.

Los estudiosos del tema dicen que los resultados de un blog no se empiezan a ver hasta como mínimo después de 6 meses publicando una vez a la semana, o de un año, si publicas menos frecuentemente.

Así que ármate de paciencia y ponte a escribir.

Utiliza muy bien las redes sociales

Escribir un blog y no compartirlo en las redes sociales es como escribir un libro y no decírselo a nadie, tendrás muchas más posibilidades de que la gente lea tu blog si compartes tus posts en las redes.

Estas no solo te van a servir para subir tus posts, si no que también puedes compartir fotos, promocionar eventos que organices o precios especiales.

Igual que hacen los grandes negocios tú también puedes utilizar el poder de las ofertas para ganar más clientes, ofrece un descuento por un tiempo limitado y compártelo en las redes.

Para aumentar el número de seguidores en las redes tienes que interactuar a menudo con comentarios en otros posts, responder por supuesto a los comentarios de otros en los tuyos y publicar a menudo.

No tienes por qué siempre publicar cosas tuyas, ya que esto puede llevar mucho tiempo, si no que también puedes compartir artículos de otros que sean interesantes, fotos o infografías que puedan interesar a tus seguidores.

No olvides que si publicas algo de otros, tienes que citar siempre la fuente en el que caso de que no estuviese claro en el post, adjudicarse algo que no es nuestro no es para nada recomendable.

Las redes están ahí para usarlas pero sin abusar. Veo mucha gente que con el objeto de decir algo todos los días pueden resultar cansinos porque se repiten o comparten cosas sin fundamento, sin ningún valor.

Tienes que cuidar mucho tu presencia digital puesto que esta es tu personalidad online. Si la gente cree que eres un pesado con afán de protagonismo, puede que tus esfuerzos se pongan en tu contra.

Cada vez que compartas, pregúntate si aporta algo a la gente que te sigue, si crees que no es el caso, mejor no lo hagas. Una risa también aporta algo, pero depende claro está del tipo de público que tengas.

Tú mejor que nadie debes conocer al dedillo tu tipo de audiencia y según tu personalidad y propósito compartir información que venga a cuento.

¿Los anuncios de Facebook y Google sirven para algo?

Claro que sí, pero todo depende. Por mi experiencia y estudiando otros muchos casos, creo que al principio no merece la pena invertir en publicidad online.

Veo mucha gente gastando un dinero al mes (aunque sea poco) promocionando posts en Facebook o creando algún anuncio en Google sin tener mucha idea de por qué.

La realidad es que este dinero invertido en anuncios al tuntún produce el mismo efecto que si lo tiras por la taza del wáter. (Esto no lo hagas nunca, sobre todo si son monedas).

Mi consejo es que primero pongas muchas horas en compartir buen contenido y hacer crecer tu audiencia de forma orgánica, es decir, sin pagar.

Ahora te preguntarás, ¿pero no tiene más sentido pagar para ganar audiencia precisamente al principio, cuando no la tienes?

Pues la verdad es que no, y te voy a aclarar por qué.

La razón es que muchos de nosotros cuando empezamos a emprender todavía no tenemos muy claro quien es nuestro cliente ideal. Nos movemos por intuición y cometemos errores por querer movernos demasiado deprisa.

Con el tiempo y poco a poco vamos a tener una idea mucho más clara de quienes son nuestros clientes, qué es lo que necesitan y por qué nos eligen a nosotros.

Así podremos hacer una segmentación mucho más perfecta de la audiencia y escribir unos textos y elegir imágenes que lleguen a ese segmento del público.

Es entonces, con una idea super clara de ese cliente y de lo que tú mismo vendes, cuando puedes invertir en publicidad para llegar a más gente.

Si es lo que decides, no lo hagas al tuntún y, o bien contrata a un especialista en anuncios, o si te gusta aprender y eres un “Do It Yourself” cabezón, fórmate bien.

Hay cursos muy buenos donde te dan todas las claves para maximizar tu presupuesto. No voy a poner links aquí porque no quiero favorecer a unos por encima de otros.

Haz tu búsqueda y lee las reseñas de cada curso. Yo no he hecho ninguno aún, así que no puedo recomendarte uno por propia experiencia.

Lo que te aconsejo es que no hagas el curso de Facebook o de Google, a ver, puedes hacerlo para saber cómo manejar las herramientas, pero ellos no te van a enseñar a maximizar tu presupuesto. Piensa un poco. Exacto, a ellos les conviene que gastes más.

Por lo que es mejor, o convertirte tú en un experto, o en contratar a alguien que sepa sacarle el mejor partido a tu presupuesto.

Hay expertos en anuncios de redes sociales para todos los presupuestos, no tienes por qué contratar a una agencia enorme que cueste un riñón, también hay freelances que lo hacen por menos. ¡Pon un freelance en tu vida!.

tecnicas_marketing_digital

Facebook Live, Vídeos de YouTube y las historias de Instagram

Ahora están muy de moda y es cierto que atraen seguidores, pero en cambio no incrementarán mucho el tráfico a tu web. También cansan y pueden ser contraproducentes.

Te cuento por qué.

La novedad siempre atrae (por eso nos fijamos en otras personas aun cuando somos muy felices con nuestras parejas) pero hay que saber hacer muy buenos vídeos para que la gente los siga viendo con interés e interactúen con ellos.

Hay muchos videos por ahí de gente con muy poca imaginación, reportando su día a día, o comentando cosas con muy poco sentido.

Yo creo que los vídeos hay que cuidarlos incluso más que el blog.

Porque sencillamente tienes que dar la cara (nunca mejor dicho) y pueden causar reacciones no deseadas.

Si quieres hacer Facebook live o historias para tu negocio tienes que plantearlas muy bien, así como los videos de YouTube.

Tienes que tener un plan muy definido de quienes son las personas a las que les puede interesar lo que tienes que decir, qué vas a compartir exactamente y cómo vas a decirlo.

Ponerse frente a la cámara en plan al tuntún no te va a servir de nada, es más puede crear el efecto contrario al deseado.

Yo creo que un Facebook Live tiene que aportar un valor muy importante, como es una reflexión o enseñar algo que el público que te ve necesite saber.

Un ejemplo es Miquel Baixas de la Escuela de Nuevos negocios. Sus Facebook Live son bastante buenos porque hacen reflexionar sobre un tema relacionado con emprendimiento, y también responde a las dudas de las personas que le siguen.

Pero tienes que tener en cuenta que Miquel es una persona que lleva muchos años en esto y que tiene una estrategia de marketing muy bien pensada.

Como pasa con la publicidad pagada en las redes, creo que no es conveniente hacer videos muy al principio porque vas a tener a dos personas conectadas y no va a ser muy halagador.

Creo que le puedes sacar mucho más partido si los haces cuando ya tienes una audiencia importante que te sigue y con el objetivo, claro está, de aumentarla.

Para las historias de Instagram tienes que currártelo mucho también, y compartir algo gracioso o útil. Mucha gente publica una historia todos los días, pero la mayoría se la podían ahorrar sinceramente.

Sé que estoy siendo muy extremista en mi opinión en esto, pero es que veo mucho presentador de Tele5 frustrado y pocas historias que merezcan la pena.

No sé, juzga por ti mismo.

Yo no me tiraría a la piscina hasta tener estas tres cosas muy claras:

  1. ¿Qué es lo que pretendo exactamente con el video?
  2. ¿Cuál es mi audiencia?
  3. ¿Qué valor estoy aportando a esa audiencia?

Cuando tengas estas tres cosas muy pero que muy claras, entonces plantéate lo de los videos y las historias, pero no antes.

Conclusión

Hay muchas más técnicas de marketing digital que puedes utilizar y podemos seguir hablando de ellas hasta mañana pero no puedo meter más información en este post sin que te explote la cabeza.

La idea principal que me gustaría que te llevases con este post es que para convertirse en un excelente marketero DIY necesitas tener una idea muy clara de quiénes son tus clientes y cómo vas a ayudarlos.

Espero que esta guía esencial de marketero te haya servido y que puedas poner en práctica alguna de estas cosas para atraer más clientes a tu negocio sin quedarte sin blanca.

Si tienes dudas, pregúntame, a mí me encanta hablar de estos temas.

Gracias por leerme y hasta la próxima.

2 Comments

  1. La verdad que no hay fórmulas mágicas más allá de la paciencia y constancia, aunque está genial tener todos estos recursos para ir probando distintas estrategias y encontrar la óptima para nuestro negocio.

    Un abrazote

    1. Exacto Marta. A cada persona le puede funcionar una cosa distinta, pero lo que es una verdad para todos es que sin constancia no hay resultados. También creo que las técnicas que elijas tienen que ir acorde a tu personalidad y tus valores. No hay reglas fijas en esto, solo mucha paciencia. Abrazos back! Muchas gracias por pasarte.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *