Cómo escribir bien

Cómo darles vida a tus textos de venta

No hay sensación más placentera que cuando un buen libro cae en nuestras manos y ya no podemos dejarlo hasta haberlo devorado por completo.

No sucede a menudo pero cuando pasa se produce una química especial entre el escritor y tú, porque te da la sensación de que tenéis muchas cosas en común.

Te deja entrar en la vida de sus personajes o de ella misma y cuando terminas el libro sientes un pequeño vacío, porque, simplemente, los echas de menos.

Te parece que ese libro estaba escrito para ti y que algunas de las luchas de los personajes han resonado con tus propios sentimientos.

Escribir es una manera de transferir entusiasmo, tanto en novelas como cuando escribimos para vender.

Ya sea un artículo para tu blog o el copy para tu sitio web, tus palabras tienen que evocar sentimientos, tienen que atrapar al lector para conseguir que siga leyendo y no se vaya por aburrimiento.

Si quieres aprender a escribir bien y que la gente quiera leer lo que escribes tienes que dotar a tus textos de vida.

Tienes que lograr que el tiempo se detenga y que esa persona que ha comenzado a leer tu artículo o página de inicio se olvide de que está muy ocupado y que tiene prisa.

A pesar de lo que muchos se empeñan en hacer creer, hoy en día la gente SIGUE leyendo.

¿Por qué crees si no que se crea tanto contenido en Internet y se siguen publicando millones de libros?

Lo que ocurre es que la gente solo lee lo que le interesa.

A continuación te voy a mostrar algunas de las técnicas que utilizan los buenos escritores para que tus textos sean interesantes y consigan cautivar al lector.

Lenguaje vivo

Me da mucha pena cuando leo blogs de gente que se ha tomado el tiempo de escribirlos – incluyendo estadísticas, citando fuentes, utilizando un lenguaje correcto – pero resultan soporíferos.

Incluso para aquellas personas a las que se supone están dirigidos y que entienden las palabras técnicas que utilizan.

La gente no los lee porque resultan sosos, no emocionan y lo más importante, no consiguen que el lector se implique.

Para conseguir que la gente se interese por tu artículo tienes que dotar a tus palabras de vida.

¿Y cómo se consigue?

Describiendo situaciones reales que sirvan como ejemplos para que el lector se pueda imaginar perfectamente la situación y le sea más fácil implicarse.

Te pongo un ejemplo.

Hace años decidí pulir mi escritura creativa apuntándome a una escuela online cuya sede está en Madrid.

No diré nombres para que nadie se ofenda.

Intenté seguir las clases y leerme todo el material que nos enviaban antes de hacer los ejercicios.

Al cabo de 2 meses lo dejé.

Y es que los textos que nos enviaban me aburrían hasta más no poder. Eran planos, insípidos, no contenían un lenguaje vivo y por lo tanto no podía implicarme en ellos.

Copywriting Internacional

Entonces decidí, como ya he hecho otras tantas veces en mi vida, aprender a escribir mejor de forma autodidacta, leyendo los mejores libros sobre escritura que puedo encontrar.

Uno de ellos ha sido “Bird by Bird” de Anne Lamott.

Es un libro que te enseña métodos de escritura creativa mezclando la parte técnica con la experiencia de vida de la autora.

Está lleno de momentos vívidos a los cuales te deja asomarte, y que te hacen sonreír y emocionarte.

Como por ejemplo la escena de los pájaros que se me ha quedado grabada y que da título al libro.

“Hace 30 años mi hermano mayor, quien tenía 10 años por aquella época, debía hacer un trabajo para el colegio sobre aves y había tenido los 3 meses de verano para completarlo. Era el día anterior a la entrega. Estábamos en un bungalow de verano en Bolinas, y él estaba sentado a la mesa de la cocina casi llorando, rodeado de papeles, lápices y de libros sobre aves, inmovilizado por la inmensidad del trabajo que le quedaba por hacer. Entonces mi padre se sentó a su lado, posó una mano sobre su hombro y le dijo “Pájaro a pájaro, chaval. Ve pájaro a pájaro…”

Esta escena se me quedó grabada y me viene a la mente cada vez que me agobio con alguna tarea. Pienso en los pájaros y me digo, venga Elena, pájaro a pájaro.

Con esta escena Lamott consigue que nos pongamos totalmente en situación y entendamos perfectamente el mensaje que nos quiere transmitir.

Casi podemos sentir la angustia del hermano, ya que es seguro que hemos vivimos momentos parecidos en la niñez.

Para llegar a tu audiencia tienes que compartir momentos concretos que llegarán al corazón del lector porque les ayuda a sentirse identificados y olvidar que tienen una lista interminable de cosas por hacer.

Esta técnica te puede servir también cuando escribes la parte del Sobre Nosotros de tu empresa.

Por ejemplo, el Sobre mí de The Word Man, un copywriter británico al que admiro.

Este tipo es un mago de las historias y te cuenta la suya de una manera amena y original que hace que no puedas parar hasta el final, como cuando te tiras por un tobogán.

Voy a traducir un extracto aquí para que te hagas una idea.

“Añadiendo algo extra a lo ordinario desde 1988

La mayoría de los niños de seis años en septiembre de 1988 todavía jugaban con sus mocos. Yo no. Acababa de ganarle a mi padre 10 juegos de Scrabble seguidos, a él, quien sólo me había enseñado a jugar ese mismo mes. Y cuanto más jugábamos, más crecía mi vocabulario.

“Bazucas” con dos puntuaciones triples era mi cénit personal. En la escuela primaria era imparable. No pasó mucho tiempo antes de que corrigiera la ortografía de mis profesores en la pizarra y era el niño repelente que te corregía si decías ves allí en lugar de ve allí.”

Cualquiera podría haber dicho “Desde niño, siempre he sido muy bueno en ortografía” pero The Word Man te cuenta una historia que te hace implicarte y olvidar que tienes unos espagueti cociendo que van a quedarte blandurrios.

Escribe de forma clara

Para que las personas que han aterrizado en tu web se enganchen con tus palabras tienes que escribir de forma transparente.

El lector no tiene que gastar energía en tratar de desgranar lo que quieres decir, toda la energía tiene que concentrarse en seguir leyendo para saber más hasta llegar al final.

Una forma de conseguir escribir de forma clara es preguntarte si esa frase la repetirías en una conversación.

Por ejemplo, alguien te pregunta, ¿Y tú en qué trabajas?

Y tú le contestas, “Aplico técnicas de Sofrología cognitiva a mis clientes”.

¿Crees que se ha enterado de algo?

Yo creo que no.

Pero si le dices – “Ayudo a personas que están pasando por un mal momento a dar un giro a sus pensamientos negativos y a sacar lo mejor que hay en ellos” – esa persona tendrá una mejor idea de a qué te dedicas y no le sonarás como una enciclopedia andante.

Para escribir de forma clara tienes que pensar que estás teniendo una conversación.

Estás hablando con una persona que ha llegado a tu web y que quiere saber más sobre cómo puedes ayudarle a resolver un problema.

Adelántate a las preguntas que le pasen por su cabeza en los puntos en los que puede que haya alguna duda porque estés tratando cuestiones algo más técnicas.

Con los artículos para tu blog sucede lo mismo, para asegurarte de que sean claros pregúntate antes de sentarte a escribir “¿Yo qué pretendo con este artículo?” Y respóndete “Quiero que la persona que lo lea tenga una mejor idea de cómo dotar de vida a sus textos”.

El tener el objetivo de tu artículo claro desde el principio te ayudará a estructurarlo y a transmitir el mensaje de forma más transparente.

Ritmo

El ritmo es una de los factores más importantes de un texto bien escrito.

Un texto es como una melodía, con sus altos y bajos, con momentos más rápidos y otros más lentos.

Cuando cambias el ritmo rompes la monotonía y conviertes la lectura en un placer, como lo es escuchar una canción que nos gusta.

Un ejemplo de un texto con un ritmo excelente y que además es uno de los comienzos más famosos en el mundo de la literatura es este:

«Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita.

¿Tuvo Lolita una precursora? Naturalmente que sí. En realidad, Lolita no hubiera podido existir para mí si un verano no hubiese amado a otra niña iniciática. En un principado junto al mar. ¿Cuándo? Aquel verano faltaban para que naciera Lolita casi tantos años como los que tenía yo entonces. Pueden confiar en que la prosa de los asesinos sea siempre elegante. »

Sí, es Lolita de Nabokov.

Nota la combinación de frases cortas con algunas más largas.

También las dos preguntas que él mismo se responde, un método que también utiliza mucho Fernando Aramburu en su gran novela Patria.

El ritmo es el colofón de tu texto. Pasará de ser un artículo más en el mar de Internet, a uno en el que merezca la pena pararse a leer hasta la última letra.

Escribir bien lleva tiempo. Pero es muy importante si quieres convencer con tus palabras.

Lectura recomendada Cómo escribir de forma clara y amena

About Elena de Francisco

Escribo copy que engancha para negocios sin fronteras. Vivo en Holanda, pero escribo donde me pille. Mi entretenimiento favorito es aplastar contenidos sosos que no dan resultados y transformarlos en palabras que venden.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *