Cómo escribir de forma clara y amena para aumentar el interés

Explicar conceptos no es fácil y si no que se lo pregunten a tu profesor de matemáticas de la escuela.

Si te has propuesto escribir un blog para atraer tráfico orgánico, y establecerte como una autoridad en tu campo, necesitas escribir de forma clara y amena para mantener la atención del lector.

Es muy importante que las personas que llegan a tu artículo se queden leyendo y puedas ayudarles sobre el tema por el que te han encontrado.

Pero también tienes que demostrarle a Google que tu blog merece la pena, por eso la gente se queda tiempo leyéndolo, y que hace bien enviándote más tráfico.

Hoy en día hay millones de blogs (en concreto, unos 600 millones) y el día solo tiene 24 horas, por lo que los usuarios de Internet elegimos cada vez más lo que merece la pena leer.

Si tu artículo ha atraído la atención del lector debido al título y tema no hagas que se marche nada más leer el primer párrafo porque tus explicaciones sean demasiado vagas o complicadas.

Ayúdale a concentrarse en la lectura eliminando la paja y manteniendo su interés.

Muy fácil decirlo, ¿eh?

¿Pero cómo escribir de forma clara y amena?

¿Cómo lograr que el lector se quede y, es más, quiera leer más artículos?

Si te quedas (guiño, guiño) lo vemos.

Allá vamos.

Cuenta pequeñas y grandes historias

Me refiero a la técnica de acercarse y alejarse que la escritora Henneke Duistermaat explica a las mil maravillas en este artículo.

Se trata de combinar datos y conclusiones a los que has llegado estudiando el tema sobre el que escribes, con pequeñas historias concretas sobre ti u otras personas que sirvan como ejemplo para ilustrar esos datos.

Imagínate una de esas películas que comienzan con un plano desde el aire sobre un barrio de casas con jardín. Este plano te sitúa en un espacio y tiempo.

Por ejemplo, por el tipo de casas y coches aparcados a la entrada que se ven ya te imaginas que la peli es americana y como hace sol y no se ven bosques frondosos piensas que probablemente sea Los Ángeles u otra ciudad del sur.

Esa cámara que sobrevuela el barrio de casas con jardín va descendiendo hacia una sola casa y se cuela por la ventana donde vemos a una adolescente arreglándose para salir.

Vemos en su rostro una mueca de inseguridad mientras se mira al espejo, no le gusta su reflejo, suspira enfadada y se dirige al armario para cambiarse de ropa por enésima vez.

Esta es la técnica de acercarse y alejarse.

Cuando estás explicando un tema en tu blog te alejas hablando de conceptos o datos y te acercas cuando pones un ejemplo concreto. Clic para tuitear

Y hablando de ejemplos, vamos a ver uno.

Susan David en su libro Agilidad emocional habla de cómo podemos controlar nuestros pensamientos para vivir la vida que queremos de verdad. Básicamente la agilidad emocional se refiere a la facilidad de pasar a otra cosa y no martirizarse con pensamientos negativos.

En una parte del libro nos dice (el libro lo tengo en inglés así que esta es una traducción mía):

“No podemos leer las instrucciones cuando estamos encerrados dentro del tarro. El Mindfulness nos ayuda a ser más ágiles emocionalmente haciéndonos observar a la persona que piensa los pensamientos”.

Tras esta afirmación nos acerca a su significado hablándonos de una persona en concreto:

“Vale, estoy teniendo el pensamiento de que soy una fracasada. Como le pasa a mucha gente en algún momento. Esa es mi yo de niña herida que habla. Tengo un montón de pensamientos todos los días. Puedo notarlos y aceptarlos todos, los malos y los buenos, pero me reservo el derecho a actuar solo sobre aquellos que van a ayudarme a vivir la vida que quiero vivir”.

Con la técnica de acercarse y alejarse estableces tu autoridad ya que añades importantes conceptos que reflejan que sabes de lo que hablas y, además, explicas los conceptos de una manera sencilla al acercarte contando una historia en concreto.

Compartir experiencias personales te acerca al lector el cual te ve como a una persona de carne y hueso.

Además le ayudas a aplicar lo que enseñas a su vida ya que se siente identificado con tu historia.

Vamos a ver otras maneras de escribir con claridad y mantener la atención del lector.

Copywriting Internacional

El poder de apelar a los sentidos

No hay nada que acerque más al lector que el que sienta que puede saborear, ver, escuchar, oler o tocar tus palabras.

A veces añadir metáforas y detenerse en explicar una sensación puede ayudar muchísimo a que el lector sienta esa misma sensación y se interese aún más por lo que está leyendo.

Describe cómo algo te hizo sentir a ti o al personaje del que quieres hablar:

“Cuando mi cliente vio que le habían hackeado la web me dijo que se sintió como si alguien hubiese entrado en su casa a robar. Abres la puerta y te encuentras toda la casa patas arriba, casi ni la reconoces. Es tu territorio, el centro de tu negocio, y alguien se ha colado para hacerlo suyo. Fue una sensación de indefensión horrible”.

Con esta pequeña historia haces que el lector se pueda imaginar y hasta sentir el mal trago, si es que aún no le ha pasado nada similar.

Y si se trata de una persona que ya ha pasado por esto alguna vez, se sentirá identificado y confiará más en ti puesto que sabes muy bien cómo se siente.

Diana Athill nos regala preciosas lecciones de vida en sus memorias Somewhere Towards the End (En Algún Momento Antes del Final, este fragmento es de nuevo una traducción mía):

“Un corazón roto se recupera mucho más deprisa de una explosión rotunda que de un estrangulamiento progresivo”.

Una excelente metáfora que nos hace sentir, recordar y estar de acuerdo con ella.

Sigamos viendo más maneras de escribir de forma clara y amena.

Frases cortas

Todos estamos muy ocupados y queremos obtener la información que necesitamos de forma rápida.

Si vemos que el artículo donde hemos aterrizado tiene frases larguísimas con comas y palabras sabiondillas que adornan pero no dicen nada, nos cansaremos de leer.

Tienes que hacer que la lectura fluya, que esté viva. La gente quiere acción.

La acción se consigue construyendo frases cortas donde los protagonistas sean el sujeto y el verbo.

Olvídate de la voz pasiva donde el sujeto no queda claro. La pasividad es lo contrario de la acción y la enemiga número 1 de la escritura viva.

Cuando edites tu texto fíjate en la estructura de tus frases, ¿cuántos verbos y adverbios hay?

¿He añadido demasiados adjetivos? ¿Puedo eliminar paja para que el mensaje sea más claro y directo?

Veamos un ejemplo:

Nuestro grupo para madres primerizas te ayudará a luchar contra la soledad e inseguridad relacionadas con los primeros meses de tu bebé y te proporcionará el ambiente oportuno para despejar tus dudas más rápidamente, para que te sientas más segura y puedas vivir este momento tan especial con alegría.

Palabras destacadas en negrita:

Nuestro grupo para madres primerizas te ayudará a luchar contra la soledad e inseguridad relacionadas con los primeros meses de tu bebé y te proporcionará el ambiente oportuno para despejar tus dudas más rápidamente, para que te sientas más segura y puedas vivir este momento tan especial con alegría.

Versión clara y concisa:

Nuestro grupo para madres primerizas te ayudará a luchar contra la soledad e inseguridad. Nos ayudamos mutuamente despejando dudas, para que puedas vivir este momento tan especial con alegría.

Recuerda

Quién hace qué. Lo más importante es el sujeto y el verbo de acción. No te pierdas en adjetivos y adverbios pomposos.

Estos son algunos de los principales verbos de acción en lo referente a los negocios:

  • Progresar
  • Mejorar
  • Alcanzar
  • Avanzar
  • Crear
  • Apoyar
  • Crecer
  • Saborear
  • Imaginar
  • Decir
  • Pensar
  • Hablar
  • Ganar…
Creadora de contenidos

Escribe como hablas

¿Te acuerdas de los libros que te mandaban leer en el colegio?

Pues no escribas así.

Lo sé, todavía te viene a la mente la voz de Lourdes, tu profesora de lengua y literatura obligándote a escribir frases largas con un montón de descripción y a utilizar palabras sabiondillas.

Bueno pues olvídate de Lourdes. Ella no se dedicaba a escribir para el marketing y las ventas.

No estamos aquí para ganar el premio Cervantes sino para comunicar de una forma clara y sencilla el mensaje que queremos que quede grabado en la mente del lector.

Pero, ojo, no descuides la ortografía y evita las palabrotas.

Que haya que escribir de una manera conversacional no quiere decir que se puedan soltar tacos o escribir de mala manera.

Lee siempre en alto cuando estés editando tu texto.

Esto te ayudará muchísimo a romper frases largas y a identificar repeticiones.

Ya sabes, practicar es lo que te va a llevar de escribir más o menos bien a bordarlo.

¡Nos vemos por aquí!

Foto de portada Ben White en Unsplash

About Elena de Francisco

Escribo copy que engancha para negocios sin fronteras. Vivo en Holanda, pero escribo donde me pille. Mi entretenimiento favorito es aplastar contenidos sosos que no dan resultados y transformarlos en palabras que venden.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *