I love social media

Qué es lo que funciona en el marketing de redes sociales

No sé si a ti te ocurre pero a muchos otros como a mí nos ha ocurrido esto: No sabes para dónde tirar con tus redes sociales y te agobias queriendo estar en todo.

Y es que no somos dios, y por lo tanto no podemos estar en todos lados a todas horas.

Para que el marketing en redes sociales funcione, hay que hacerlo bien y maximizar el tiempo que uno dedica a esta ventana al mundo.

Sin agobios y sin obsesionarse por lo que están haciendo los demás.

Y es que no queremos ocupar todo nuestro día en las redes, sino, ¿quién va a hacer el trabajo? ¿Rita la portera?

Por ello hay que planear muy bien el qué publicamos, dónde lo hacemos y cada cuánto.

Hoy vengo al rescate para darte algunos consejos para maximizar el tiempo y los recursos que inviertes en las redes, ya que el día tiene 24 horas y hay que dormir y comer de vez en cuando.

Debo admitir que no siempre pongo en práctica todos estos consejos, pero intento llevarlos cuanto más a rajatabla posible mejor.

Lo primero que te tienes que preguntar es: ¿merece la pena invertir tiempo en las redes sociales cuando tienes un negocio?

Y la respuesta es (la escribo bien grande para que no quepa la menor duda):

SÍ merece la pena invertir tiempo en las redes sociales

El marketing en las redes sociales te da la oportunidad de ‘humanizar’ tu marca, que la gente vea quien está detrás, en definitiva, que le pongan cara a lo que haces.

Incluso si vendes a otros negocios y no al cliente final, (lo que llamamos en inglés B2B), las redes sociales son muy importantes, ya que te permiten tener una conversación con tu audiencia y dar a conocer tu marca.

Y es que al final detrás de una empresa también hay gente, y son personas las que toman las decisiones, no robots (por ahora).

Abrir tu empresa a las redes también es una manera de hacer un estudio psicológico de tus amigos, diferenciando los que te ayudan compartiendo tus cosas y los que no.

Por ejemplo yo nunca he pedido a mis amigos que me den un like o que compartan mis contenidos, y los hay que lo hacen por voluntad propia.

No he dejado de hablar a los que no lo hacen, aunque me ha servido para hacerme una idea de los niveles de empatía de cada uno 😉.

Bromas aparte, el marketing de las redes sociales es muy importante porque, simplemente, es una manera de promocionar tu negocio de una forma eficaz y barata.

Como hemos dicho antes no somos dios, por lo que tenemos que elegir los canales en los que queremos estar y el tipo de contenido que queremos compartir en cada uno de ellos.

Vamos a ver a continuación cómo elegir el canal ya que no podemos estar en todos.

Redes sociales más utilizadas

En este tema te habrás encontrado multitud de opiniones. Hay gente que te dirá que es mejor YouTube, Instagram, Facebook, LinkedIn o Twitter.

En este gráfico sacado de Statista podemos ver la importancia de las distintas redes sociales según el número de usuarios.

Facebook y YouTube siguen siendo los reyes del mambo.

Al final hay dos factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir canal, ya que no puedes estar en todos, y no deberías ni intentarlo.

Estos dos factores son: las preferencias de tu cliente ideal y las tuyas.

Y déjate de estadísticas.

Las distintas plataformas tienen sus propios matices y detalles. Así que a menudo es preferible dominar una plataforma, antes de considerar comenzar a publicar en otra.

Lo primero que tienes que hacer es estudiar cuáles son los canales que utiliza tu cliente ideal, o sea, dónde pasa más tiempo.

Esto lo puedes averiguar hablando directamente con tus clientes actuales e investigando cada canal en busca de comentarios y tipo de contenido.

Después tienes que tener en cuenta la personalidad de tu marca y con qué formatos te encuentras más cómodo.

No te deprimas si escuchas por ahí que el video es lo que mejor funciona y por lo tanto es YouTube donde deberías estar si en tu caso te da pavor ponerte frente a una cámara.

Escribiendo muy buenos posts puedes poco a poco aumentar tu audiencia y convertir más clientes, por lo que puede que para ti funcione mejor Facebook o LinkedIn.

Puede que te encuentres más a gusto compartiendo historias en Instagram y sepas que tu cliente ideal se encuentra también ahí, pues ya sabes lo que tienes que hacer.

Lo más importante es encontrarse a gusto con lo que se hace y estar ahí donde tu cliente ideal se asome más a menudo a lo largo del día.

Facebook funciona muy bien para crear comunidad y es una herramienta imprescindible para estudiar el comportamiento de tu cliente ideal.

Y es que los grupos de Facebook funcionan muy bien, no solo para estudiar a tu buyer persona sino también para ofrecer ayuda contestando a preguntas en el grupo.

Así te das a conocer y construyes poco a poco tu autoridad en ciertos temas.

Instagram también es una herramienta muy buena puesto que se mezcla lo personal con lo profesional.

Y es que las personas en el fondo somos unos cotillas y nos encanta saber más sobre la vida de esa persona a la que seguimos por motivos profesionales.

Después de que hayas elegido dos o tres canales (no te aconsejo que estés en más, porque sencillamente no te va a dar la vida) vamos a ver qué tipo de contenido deberías compartir.

Ten siempre en mente a tu cliente ideal

Como no me canso de repetir en todos mis posts, necesitas saber cómo es tu cliente ideal si quieres que tu estrategia de marketing de redes sociales tenga éxito.

Se trata de esbozar tu buyer persona (perfil de cliente ideal) con las características y demografía de tu cliente ideal.

Tienes que preguntarte qué clase de problemas y preocupaciones tiene esta persona para que tú puedas ayudarle con tu contenido en las redes.

Es importante saber también el grupo demográfico (edad, sexo, nivel educativo, etc.) para asegurarte de que si creas campañas en las redes, estas estén dirigidas a tu público objetivo.

Si quieres saber más sobre cómo estudiar a tu cliente ideal para poder hacer un esquema lo más cercano posible a la realidad de tu buyer persona, descárgate mi guía sobre cómo escribir textos infalibles.

En ella hay un apartado dedicado al buyer persona.

Guía de copywriting gratuita

Descárgate la guía aquí.

Una vez tengas claro quién es tu cliente ideal, serás más capaz de elaborar los contenidos de tus redes sociales.

También estarás en mejor posición para sacarle provecho a los métodos de tráfico de pago proporcionados por las plataformas de redes sociales, como los anuncios.

La etapa del comprador

Siempre que compramos algo pasamos por una etapa.

En inglés se le llama The buyer’s journey, o la etapa del comprador.

Para que tu estrategia de marketing digital tenga éxito es importante preguntarse en qué etapa se encuentran tus clientes.

Saber esta información te ayudará más adelante a definir tus metas.

Decide cuáles son tus objetivos

Muchos negocios han caído en la trampa de los ‘Me gusta’ o ‘Compartidos’ creyendo que un mayor número de estos equivale siempre a un aumento de las ventas.

Pero muchos “me gusta” no aseguran un aumento de los ingresos.

Si el contenido que se comparte no está acorde con el tipo de cliente y el momento en el que se encuentra en su etapa de comprador, las ventas no aumentarán tan fácilmente.

Para que tu inversión en tiempo y recursos en la redes dé sus frutos tienes que tener claro, desde el comienzo, qué es lo que quieres lograr.

En general, existen dos objetivos principales que puedes esperar alcanzar con el marketing en las redes sociales:

  1. Reconocimiento de la Marca
  2. Conversiones

Asumiendo que combinas el marketing de contenidos con el de redes sociales, ¿cómo generarás resultados exactamente?

Mucho de esto se centra en tener claro en qué etapa se encuentra tu cliente objetivo, y en generar contenido adecuado para ese cliente en esa etapa concreta del proceso de compra.

Si estás creando contenido para clientes potenciales en la fase de Conciencia, necesitas pensar por qué la gente necesita tu oferta en primer lugar.

Estás intentando aclarar un problema del cual tu mercado objetivo ni siquiera está al tanto.

Por lo que tienes que compartir contenido que subraye ese problema o necesidad, con casos y ejemplos para que el cliente potencial se identifique con ello y reconozca que a él también le pasa lo mismo.

Por ejemplo, muchos de mis contenidos hablan sobre qué es el copywriting y cómo puede ayudar a incrementar las ventas.

Y es que muchos negocios todavía no saben que existe esta técnica para escribir textos persuasivos y que se utiliza con éxito desde hace muchísimos años en la publicidad.

En tu caso debes preguntarte si tu público objetivo está al tanto del problema que tiene y crear contenido que hable de ese problema concreto.

Por ejemplo, en mi caso, mis clientes potenciales son negocios cuyas ventas están estancadas porque sus textos no son persuasivos ni comunican claramente los beneficios de su producto.

Si en cambio tu cliente potencial está en la fase de consideración, (es consciente del problema que tiene pero quiere obtener más información sobre las distintas soluciones que existen ahí fuera), debes crear un tipo de contenido en las redes que hable de los beneficios de tu solución.

Para ello tienes que describir con ejemplos y demostrando más que mencionando, cómo la vida de esa persona mejorará cuando pruebe tu solución.

Los contenidos que crees para el público que se encuentre en la fase de decisión deben centrarse en destacar tu propuesta de valor única, es decir, destacar en qué tu solución se diferencia de las demás marcas que proponen soluciones similares.

Para ello tienes que realizar un estudio de mercado para ver qué proponen esas otras marcas y encontrar y resaltar tu cualidad única.

Todos los negocios, como las personas, tienen algo que les hace únicos, y es tu trabajo encontrarlo y saber resaltarlo en las redes sociales.

Para ello debes combinar texto con imágenes y si puedes también videos.

Continuidad

Para que tu estrategia de contenidos y redes sociales dé resultados, tienes que elaborar un calendario y asegurarte que lo sigues a rajatabla.

De nada sirve que publiques muchas cosas todos los días durante un mes si luego no vas a publicar nada las 2 semanas siguientes.

Tu público necesita tener noticias tuyas a menudo. Tómatelo como si fueses uno de sus amigos, no vas a desaparecer de la noche a la mañana, ¿no?

Para que tus clientes potenciales se decidan por tu solución tienes que darles la información que necesitan y hacerles sentir seguros de que han elegido lo mejor para ellos.

Tienen que poder contar contigo y con tus contenidos ya que compartes siempre más o menos con la misma periodicidad.

Tampoco es cuestión de compartir algo todos los días, es más, a mí personalmente me cansan las marcas que publican por el simple hecho de publicar algo cada día.

Aunque dos veces a la semana como mínimo es necesario para que tu audiencia no se olvide de ti.

Tú eliges.

Conclusión

El marketing de redes sociales puede ser muy ventajoso a la hora de dar a conocer tu marca y de aumentar las ventas, pero tienes que tener una estrategia muy bien definida para no perder demasiado tiempo en ellas.

Para ahorrar tiempo existen herramientas que te permiten compartir contenidos de forma automática.

No tengo predilección por ninguna en concreto así que realiza tu búsqueda en Google y lee opiniones para saber cuáles son las mejores.

Las redes sociales pueden ser un infierno o un paraíso, todo depende de ti.

Ten respeto por tu audiencia y comparte solo valor, no te sumes a las marcas de “comparto por compartir” pues puede que obtengas el resultado contrario y empujes a la gente a huir de ti.

Comparte con consciencia.

Un abrazo virtual

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *