Translations savings

La mejor manera de ahorrar dinero al traducir tu página web

Si lo que quieres es llegar con tu producto o servicio a clientes de otros países tienes que traducir tu página web.

En esto no hay atajos que sirvan y ni se te ocurra dejar el trabajo en manos de traductores simultáneos como el de Google ya que el resultado puede ser desastroso.

Tampoco tienes que gastarte un dineral en traducir tu página a cada uno de los varios idiomas de los países en los que quieres introducirte, o para los numerosos turistas extranjeros que vienen a España y pueden estar interesados en tu producto.

Y es que tengo una muy buena noticia que darte, ¿estás preparado?

Tan solo tienes que invertir en traducir tus textos de venta a un solo idioma: el Globish.

No, el Goblish no es el idioma de los Hobbits, sino que es el término con el que se define el inglés internacional, aquel que ya se ha proclamado como lingua franca del siglo XXI.

Pero vayamos por partes que veo que me estás perdiendo.

Si te quedas a leerme descubrirás cómo puedes ofrecer tu producto o servicio a muchos más clientes sin tener que gastarte un dineral en traducciones y localizaciones.

Pues vamos allá.

¿Qué diablos quiere decir lingua franca?

La lingua franca es una lengua o mezcla de lenguas utilizada como medio de comunicación por personas cuyas lenguas maternas son diferentes. Viene del italiano, “lengua” + “franca”.

La lingua franca es la lengua comercial, de contacto, internacional y global.

Como ya habrás podido adivinar la lingua franca del siglo XXI es el inglés cuya popularidad ha conseguido desbancar la hegemonía francesa de la época de nuestros padres.

El francés ha sido la lengua internacional desde el siglo XXVII hasta más o menos la década de los 60.

Era la lengua que se utilizaba para las relaciones comerciales y diplomáticas y era considerada también el idioma de las altas esferas, las clases nobles y ricas lo hablaban en sus círculos en numerosos países.

Pero con la revolución industrial en Gran Bretaña empiezan a aparecer vocablos ingleses en casi todos los idiomas para definir los nuevos inventos de la industria.

Gran Bretaña y después Estados Unidos, se convierten casi de la noche a la mañana en las sociedades modernas hacia las cuales todas las otras sociedades del mundo dirigen sus miradas con el fin de imitar.

El inglés se convierte por tanto en el idioma de los negocios y poco a poco consigue desbancar al francés en las relaciones internacionales.

Y es que el inglés no es solo el idioma del dinero como algunas personas lo definen, sino que por su naturaleza es una lengua bastante fácil de aprender debido a su sencillez gramatical.

¿Pero entonces, qué era aquello del Globish?

El Globish es un término que ha surgido para definir el inglés hablado por personas no nativas para relacionarse en todos los ámbitos de la sociedad.

Es un inglés más sencillo cuya única finalidad es la comunicación entre individuos.

Se trata de una versión simplificada del inglés angloamericano que se utiliza como lingua franca mundial.

El término de marca registrada Globish, que es solo una mezcla de las palabras global e inglés, fue acuñado por el empresario francés Jean-Paul Nerrière a mediados de la década de 1990.

En su libro Parlez Globish de 2004, Nerrière incluyó un vocabulario de 1.500 palabras.

El Globish es un inglés sin expresiones idiomáticas, lo que facilita la comprensión y la comunicación entre los no anglófonos.

En esta última frase se encuentra el punto más importante que quiero abordar, y es que si lo que queremos es llegar a un público internacional con nuestro producto o servicio, tenemos que utilizar el Globish para que se entienda en Polonia y a la vez en Gran Bretaña y en Francia.

El inglés internacional es también el idioma de internet y cada vez más gente, nativa y no nativa lo utiliza para hacer sus búsquedas en Google.

Según el siguiente gráfico sacado de Internet World Stats, un 25.2% de la población mundial utiliza el inglés en internet, aunque no sea su idioma nativo.

El segundo idioma más utilizado es el chino seguido del español, en esto no hay sorpresas.

Lo que llama la atención de este gráfico es que el resto de idiomas del mundo que no están en este gráfico suman solo el 23.7%, lo que ilustra el hecho de que una gran parte de la población de esos países realiza sus búsquedas en inglés.

Most used languages on the internet

Estas son grandes noticias por lo que significan para ti y tu negocio.

Y es que ya no tienes porqué gastarte un dinero en traducir tu página web y tus otros textos de venta a varios idiomas, si no que con que los traduzcas a Globish será suficiente para llegar a la mayoría de los mercados internacionales, sobre todo en Europa.

El porcentaje de personas que hablan inglés en Francia, Alemania o España está creciendo a pasos agigantados y esto es muy beneficioso para las sociedades.

Y es que hablar inglés abre las puertas al mundo, suma más que resta, y no hay que tener miedo a que el inglés invada las lenguas autóctonas.

Una prueba de ello son los países nórdicos y los Países Bajos donde más del 70% de la población habla inglés de forma fluida.

Este fenómeno no ha hecho desaparecer ni el holandés ni el sueco, pero sí ha dado la oportunidad de que las empresas de esos países se expandan más fácilmente a otros lugares, o que estos países puedan acoger mano de obra cualificada de distintas nacionalidades.

El inglés es además una lengua bastante sencilla, los tiempos verbales no son complicados y no existe el género en los sustantivos.

Hay métodos que prometen que puedes aprender Globish en solo semanas.

El Globish no es como el esperanto, ya que no es una lengua formalmente construida, sino más bien un dialecto orgánico, en constante adaptación, que surge únicamente del uso práctico y que es hablado de una forma u otra por aproximadamente el 88% de la humanidad.

¿No es increíble?

Según el sitio web de Nerrière, empezando desde cero, cualquier persona en el mundo debería ser capaz de aprender Globish en aproximadamente una semana.

En este sitio se recomienda que los estudiantes usen mucha gesticulación cuando las palabras fallan, y escuchen canciones populares para ayudar a la pronunciación.

Según Nerriére:

“El inglés “incorrecto” puede ser extraordinariamente rico, y formas no estándar de la lengua se están desarrollando fuera de Occidente en formas tan vivas y diversas como el inglés dickensiano.”

Sin embargo, atención, en el idioma hablado se pueden cometer errores, pero NO en el idioma escrito.

Que se utilice un inglés sencillo sin expresiones idiomáticas no quiere decir que se puedan cometer errores gramaticales u ortográficos al libre albedrío. ¡Eso sí que no!

Una página web, un artículo o un anuncio en las redes con errores de ortografía puede costarte muy caro, en español o en Globish.

Por lo que, para no arriesgar, siempre debes contratar a un buen traductor para tus textos que no escriba en inglés solo para nativos.

En el siguiente apartado veremos cómo elegir a un buen traductor.

Eligiendo un traductor

Si lo que deseas es traducir los textos de tu página web o tus posts en las redes, lo mejor es contratar a una persona, nativa o no nativa, que maneje el inglés a la perfección y que entienda de copywriting además de tener una mente internacional.

Para que los textos de tu página te ayuden a vender tu producto o servicio no basta con traducir de forma literal cada palabra del castellano al inglés, sino que la persona que lo haga tiene que conocer bien el lenguaje del copywriting y el mercado, para que las palabras que utilice ofrezcan el efecto que queremos, es decir, que despierten el deseo de comprar en el lector.

Si lo que quieres es traducir tu blog, necesitas un redactor bilingüe que sepa diferenciar aquellas palabras que pertenecen al lenguaje idiomático (expresiones callejeras, modas temporales, jerga).

Y es que estas expresiones no se entienden en todos los países y frustran a los lectores que no provienen de la región donde se utiliza ese slang (jerga en inglés).

El problema con muchos traductores nativos es que no saben diferenciar esto y no siempre realizan un buen trabajo de traducción en ingles internacional.

Por lo que al final es preferible contratar a una persona que no sea nativa pero que obviamente maneje el inglés a la perfección.

Image by Наталия Когут from Pixabay

Y te preguntarás, si yo no hablo bien inglés, ¿cómo puedo identificar si un redactor escribe perfectamente en inglés internacional?

Muy fácil, escoge algo que haya escrito esa persona y pregunta a nativos y no nativos que hablen bien inglés si les parece que el texto está bien escrito.

Si no conoces a nadie en tu entorno que hable inglés, utiliza las redes sociales, hay muchos grupos en Facebook de gente internacional que se comunica en inglés pero que proceden de países muy variados.

Si haces una búsqueda con la palabra “Expat” que viene de expatriado, encontrarás decenas de grupos en Facebook que se han formado con gente internacional que vive en un país distinto al suyo.

Franceses, alemanes, australianos, suecos, que viven en Barcelona o Madrid y que se unen a estos grupos que hablan Globish para ayudarse mutuamente con consejos y demás.

Conclusión

Ya sabes, el mundo es internacional y lo será aún más en los próximos años.

Hay que subirse al carro y aprovechar la coyuntura para poder expandir el horizonte de nuestros negocios.

No tienes que tener miedo a ofrecer tus servicios o productos a un público internacional, después de todo el coste de hacerlo es más bajo que nunca con internet, las compras online, las clases en línea, los webinars, y un sinfín de etcéteras.

Y más ahora sabiendo que podemos ahorrar en traducciones y localizaciones.

¡A qué esperas para internacionalizarte!

Si quieres saber más sobre cómo puedes tener un sitio web sin fronteras descárgate mi guía gratuita.

Guía de copywriting gratuita

Descárgatela aquí.

En ella comparto varios trucos para vender más a clientes internacionales.

Nos vemos por la red.

Imagen de portada de Oli Lynch desde Pixabay

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *