Cualidades para ser un buen copywriter

Cómo ser un buen copywriter

¿Qué es lo que hace bueno a un copywriter?

¿Saber escribir muy bien?

¿Tener mucho vocabulario?

¿Que tenga madera de comercial?

Quizás, pero hay mucho más.

Se trata de una de las profesiones más en boga en la actualidad y esto es debido a la creciente demanda de los negocios que necesitan destacar en internet.

También por el deseo de muchas personas de poder trabajar desde cualquier sitio.

Pero, ¿cualquiera puede ser un copywriter?

Todo el mundo sabe escribir, aunque no todo el mundo sabe vender por escrito.

La profesión de copywriter, como la de diseñador o fotógrafo, se está desdibujando en la actualidad.

Me explico.

Todos aprendemos a escribir en el colegio.

Nos enseñan el abecedario y a juntar letras para formar palabras.

Pero eso no quiere decir que todos seamos escritores o, en este caso, copywriters.

Que sepas escribir y un poco sobre de qué trata el tema del copywriting no te hace copywriter inmediatamente.

Instagram por ejemplo ha hecho que mucha gente se crea fotógrafo profesional.

Pero tirar de filtros y de efectos no nos hace fotógrafos experimentados.

Como tampoco diseñar posts de Instagram en Canva nos hace diseñadores gráficos.

El hacer un curso de copywriting de unas semanas no te hace copywriter de repente.

Escribir copy que sea efectivo y que convierta no es algo que se aprenda de la noche a la mañana.

Esta profesión conlleva muchas, muchísimas horas de estudio y práctica.

Por eso me entristece ver tantos y tantos aspirantes a copywriter que después de haber pagado mucho dinero por un curso esperan que la magia ocurra y que empiecen a tener clientes a mansalva.

Siento decepcionaros, pero no es así.

Esto lleva mucho tiempo y mucho trabajo duro y, además, no se para de estudiar nunca.

Dicho esto, si todavía quieres ser copywriter, de los de verdad, quédate leyendo.

Existe mucha literatura sobre las cualidades que los mejores copywriters tienen en común.

Vamos a ver cuáles son.

Si careces de alguna de ellas, no te deprimas, cultivando el hábito puedes crear la cualidad.

Copywriting Internacional

Tiene Curiosidad

Un copywriter tiene que ser curioso por naturaleza.

Al copywriter de verdad le interesa (casi) todo y es normal verle leyendo sobre temas tan diversos como la bolsa o un ensayo sobre la soledad y sus efectos.

No le da miedo preguntar porque siempre quiere saber más e intenta contrastar la información que encuentra sobre un tema.

Desde que comencé a dedicarme a escribir copy a tiempo completo mucha gente me ha aconsejado especializarme en un nicho.

Yo, sencillamente, no puedo.

Porque me interesan demasiadas cosas como para solo elegir una.

El no especializarse tiene sus pros y sus contras, como todo.

Contras

  • Cuando tienes que trabajar con un producto o un servicio y no conoces nada sobre el tema, tienes que empezar desde 0.
  • Algunos negocios preferirán contratar a un copywriter especializado en su nicho de negocio
  • No eres experto en ningún tema en concreto

Pros

  • Al no ser experto en el tema lo ves todo con ojos frescos y eres posiblemente más capaz de encontrar ese ángulo nuevo que puede hacer destacar ese producto o servicio de su competencia
  • Muchos expertos se cierran tanto en un tema que ya no consiguen generar nuevas ideas conectando otras que en un principio no tenían conexión alguna
  • Tu trabajo es más diverso y estás acostumbrado a trabajar con negocios muy diferentes lo que a su vez te hace crecer como persona y profesional

Las bases de toda venta son las mismas y las emociones humanas que llevan a dar al botón de compra son también las mismas, no importa si estás vendiendo zapatos o una póliza de seguros.

Entiendo que haya muchos copywriters especializados, seguramente trabajarán más rápido porque ya conocen el tema, pero como hemos visto antes, también esto tiene sus limitaciones.

Así que te toca a ti elegir si quieres o no especializarte.

Sobra decir que para saber cómo utilizar el lenguaje para escribir siempre mejor copy, el verdadero copywriter lee montones de libros y no pierde demasiado el tiempo en las redes.

Las utiliza para sus fines (investigación, mantenerse al día de los trending topics) pero no se pasa las horas muertas en ellas.

Yo alucino cuando alguien me dice que quiere ser copywriter y no ha cogido un libro en años.

En fin, que lo mismo que no puedes ser futbolista si no tocas un balón, tampoco puedes escribir si no lees.

Y no vale con leer solo artículos en internet.

La verdadera sabiduría te la dan los libros, digan lo que digan los gurús de YouTube.

El cine también te abre un mundo de posibilidades.

Todo lo que te ayude a acumular más conocimientos, a contar historias y a aprender cómo acercarte a la gente, bienvenido sea.

Es Pragmático

Aspirante a copywriter, grábate esto con fuego:

NUNCA VA A SER PERFECTO.

No importa las horas (y los días) que hayas pasado investigando un producto o un tema.

No importa el número de borradores que hayas desechado ni las veces que hayas vuelto a empezar de 0.

Jamás estarás totalmente satisfecho del producto final.

Si no eres pragmático por naturaleza tienes que aprender a cultivar el pragmatismo.

Tienes que aprender cuándo es la hora de entregar un proyecto que ya no se puede mejorar más.

Porque si no, corres el riesgo de que tu trabajo se convierta en algo así como La Sagrada Familia.

Cuando es hora de entregarlo, ya, entrégalo.

Con esto no quiero decir que entregues el primer churro de borrador que hayas creado.

NO.

Quiero decir que lo trabajes muchísimo pero que aprendas a soltarlo cuando ya está.

El saber cuándo, te lo dará la experiencia. Y también la fecha límite que te ponga el cliente.

O mejor, la fecha que pongas tú, porque cuánto antes termines un trabajo, antes podrás empezar con el siguiente.

Eso sí, siempre tienes que sentir que has dado lo mejor de ti en cada proyecto.

Que te lo has currado de verdad.

El perfeccionismo es una de las maneras que tiene nuestro crítico interior de paralizarnos.

Recuerda que todos somos nuestro peor crítico. Pero hay maneras de controlarlo.

Lectura recomendada Tu crítico interior y tú. El mejor equipo

Copywriter Inglés

Conecta lo inconexo

Copywriting no es tanto escribir sino crear ideas.

El buen copy descubre ideas escondidas que estuvieron ahí desde el principio pero que nadie las había visto antes. Clic para tuitear

A veces te sientas a estudiar un producto y piensas “No sé qué decir sobre esto que no se haya dicho ya” “Hay tantos productos como este que es difícil destacar algo nuevo”

Bueno, pues siempre lo hay.

Lo que pasa es que nos puede llevar días descubrir el qué.

Y para ello tienes que saber conectar ideas que a primera vista no tenían conexión alguna.

Como dice Ben Hughes:

“El Copywriting trata sobre ideas. Ya sea una forma super clara de explicar un tema complicado, una historia típica contada desde un nuevo ángulo, una forma de sintetizar que une conceptos que no parecían relacionados para formar un argumento firme, o simplemente, contando la verdad.”

Escribir copy para un producto o un servicio no significa que tengamos que inventar la rueda.

Muchos de los elementos que necesitamos ya están ahí pero no los hemos visto en la primera o segunda pasada.

Llegar a esa Gran Idea que es la base de toda buena estrategia de marketing conlleva dedicarle tiempo a buscar nuevas conexiones.

Lectura recomendada El secreto para vender más. La Gran Idea

“Un cambio de perspectiva vale más que 80 puntos en un test de inteligencia IQ”. Alan Kay

Sabe venderse

Saberte vender te servirá para muchas cosas en esta vida.

Tanto si trabajas por cuenta propia como ajena tienes que saber expresar tu valía.

A veces es difícil encontrar ese punto medio entre un exceso de modestia y un exceso de arrogancia, pero merece la pena trabajar en ello.

Lo mejor para demostrar que eres un buen copywriter es haciendo un buen trabajo. Así de simple.

Si escribes copy del bueno los clientes estarán encantados de recomendarte y de escribir testimonios potentes para que los publiques en tu web o en tus redes sociales.

Esta es la mejor forma de demostrar tu valía sin sonar como un prepotente insoportable.

Deja a tus clientes y tu trabajo hablar por ti.

Pero eso sí, asegúrate de que lo hacen.

Pide siempre testimonios a los clientes después de haber trabajado contigo.

Escribe casos de estudio con proyectos que hayan sido un verdadero éxito.

Expón tus logros pero no vayas de sobrao como algunos en esta profesión (y en todas, siempre hay alguno que se lo cree más de la cuenta).

Tiene fuerza para levantarse una y otra vez

Escribir copy es un proceso creativo y como tal puede resultar muy doloroso.

Porque estás expuesto a las críticas y a las decepciones.

Tienes que desarrollar un escudo de valentía alrededor de tu cuerpo.

Es importante que aprendas también de las críticas, porque solo así podrás crecer como profesional.

Pero no puedes dejar que te hundan.

El que hayas cometido un error no quiere decir que seas mediocre.

Quiere decir que no sabías que no tenías que hacer esa cosa en concreto. Bueno pues ya lo sabes para la próxima vez.

Además, todo sea dicho, también, como en todo arte, hay gustos para todos.

El copy al final tiene que dar resultados, es lo más importante, y si gusta a todos mejor que mejor.

Pero siempre habrá alguien a quien no le guste.

Aunque si da resultados, si tu copy ha ayudado a que esa marca venda más, pues tampoco te tienen que dar el premio Pulitzer.

Yo personalmente sufro un poco con esto. Porque en el fondo soy una artista y me gusta que el copy haga las dos cosas.

Que venda y que sea una maravilla leerlo. No siempre es posible.

A veces el copy que a primera vista parece más simple es el más efectivo, aunque no tenga nada de artístico u original.

Así que pon tus esfuerzos en que funcione.

Los clientes o tus mentores a veces pueden ser verdaderos tiranos dando su opinión.

Entonces necesitarás ser resiliente y levantarte una y otra vez.

Si tú no crees en ti, ¿quién demonios va a hacerlo cariño?

¡Nada de dramatismos! ¡A trabajar!

Cualidades para ser un buen copywriter

Crítico, pero sin prejuicios

Saber escuchar (de verdad) es algo que estamos perdiendo.

Primero porque todo el mundo está muy ocupado con lo suyo y segundo porque cuando alguien nos habla de sus problemas tendemos a salir corriendo despavoridos.

Mucha culpa de esto la ha tenido la moda de “aleja toda la negatividad de tu vida” de los Coaches.

Como si la vida fuera un perpetuo festival.

Olvídate de todas esas frases vacías si quieres ser un buen copywriter (al menos que estés escribiendo copy para uno de estos Coaches).

Lo que te quiero decir es que para ser copywriter tienes que escuchar.

Y sí, sobre todo los problemas.

Porque la mayoría de los productos y servicios con los que trabajes los venderás si expresas muy bien cómo resuelven un problema de la audiencia.

Y si no escuchas, ¿cómo vas a saber de qué trata el problema?

El viejo dicho entre los comerciales dice: “Tienes dos orejas y una boca. Úsalos proporcionalmente”

Tienes que ser crítico para saber qué es lo que merece la pena y qué es lo que tienes que descartar pero tienes que intentar escuchar, leer y escribir sin prejuicios.

Hace unas semanas hice una pequeña contribución, con otros muchos copywriters, en una guía sobre consejos para escribir mejor copy. Se llama “Wisdom of the Crowd” Algo así como “Sabiduría de la Gente”

Mi contribución, que viene a cuento, es la siguiente (lo traduzco porque lo escribí en inglés):

“Escribir copy es practicar empatía. Cuando estés escribiendo, piensa en alguien que conozcas que se parezca a tu cliente objetivo y escribe para él o ella. Sin juzgar. Si no te gusta esa persona en la vida real, tal vez esta sea tu oportunidad de entender su punto de vista. Te vendrá genial para tu copy y para tu alma.”

Ama su profesión

Al final de todo esto es lo más importante.

Si no te gusta vender, si no te gusta escribir, si no te gusta leer, si no te gusta indagar sobre la condición humana, si no te gusta la publicidad… Mejor dedícate a otra cosa.

Porque no te lo vas a pasar bien.

Y al final, ¿de qué sirve?

No sé tú, pero escribir copy es el primer trabajo que hago en mi vida que me gusta de verdad.

He trabajado de mil cosas antes de dedicarme al copywriting a full y nunca disfruté tanto como ahora.

Los otros trabajos los hice porque necesitaba dinero y a mí lo que me interesaba era no tener que depender de nadie económicamente para poder viajar y no tener que dar explicaciones a nadie.

Cuando decidí ponerme por mi cuenta no sabía cómo me iba a salir.

Tenía dinero ahorrado, por lo que contaba con un colchón de seguridad con el que arrancar.

Porque los primeros dos años es muy difícil que ganes lo suficiente como para vivir solo de esto.

El tercer año y si te lo curras mucho, puede que por fin puedas pagar tus facturas exclusivamente del trabajo que haces como copywriter.

Eso si no tiras tus tarifas y cobras una miseria. Depende de ti.

Claro que no puedes comenzar cobrando como un profesional cuando todavía no lo eres, pero tienes que ser honesto en esto y no engañar.

Sé claro y explica por qué cobras menos.

Con el tiempo lo agradecerás porque al final está en el interés de todos nosotros que la profesión de copywriter esté bien pagada.

Por lo tanto desde aquí hago un llamamiento.

Si estás decidido a ser un copywriter DE VERDAD empieza a trabajar en serio.

Estudia todo lo que puedas, lee a los mejores copywriters de la historia, busca un mentor o un compañero de andanzas que esté a tu nivel para que os deis feedback mutuamente.

Aprende de tus errores y vuélvete a levantar.

Cobra lo que crees que es justo para el tiempo (mucho) que deberás invertir en cada proyecto y no tires tus tarifas.

Sé honesto con la experiencia que tienes y los precios que cobras.

Bienvenido a este mundo de locura.

About Elena de Francisco

Escribo copy que engancha para negocios sin fronteras. Vivo en Holanda, pero escribo donde me pille. Mi entretenimiento favorito es aplastar contenidos sosos que no dan resultados y transformarlos en palabras que venden.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *